Escenarios

446
  • Con tanta jodidez en Veracruz 
  • Decepciona y desencanta 
  • La indolencia de Peña Nieto 

Luis Velázquez

1

Con todo y lo que en los últimos cuatro años con ocho meses y 17 días ha ocurrido en Veracruz…

Carteles disputando la jugosa plaza estatal, con toda la impunidad del mundo.

Fuego cruzado, muertos, secuestrados, desaparecidos, cercenados, decapitados y fosas comunes.

Espantosa deuda pública. Constructoras y proveedores de servicios generales limosneando pagos atrasados.

Pensionados a quienes pagan con cheques de hule.

40 mil seniles sin seguridad social a quienes deben 10 meses los 833 pesitos que les dan.

18 mil deportistas, muchos discapacitados, a quienes adeudan siete meses los 500 pesos de bequita.

Los 1,690 millones de pesos de deuda a la Universidad Veracruzana y los 400 millones de deuda a la UPAV.

Con 80 cambios y enroques de funcionarios públicos sin rendir cuentas.

Con unos 60 juniors, hijos de políticos, con cargos públicos, donde se llegó, por ejemplo, al extremo de crear la subsecretaría de Fomento Forestal para una chiquilla de 23 años, hija de la diputada Gladys Merlín Castro, sin experiencia profesional, sin perfil, sin fogueo, sin noción.

Con una deuda de dos mil millones de pesos a los magnates periodísticos.

Con cero obra de infraestructura para dignificar la calidad de vida de los 8 millones de habitantes de Veracruz.

2

Con 650 mil analfabetas de 14 años de edad en adelante.

Con un millón de paisanos con la educación primaria inconclusa.

Con otro millón de paisanos con la escuela secundaria a medias.

Con 600 mil paisanos con el bachillerato incompleto.

Con casi un millón y medio de habitantes en la miseria que únicamente aplican una comida o dos al día, y mal comida.

Con Veracruz en el segundo lugar nacional de pobreza y pobreza extrema luego del estado de México de Eruviel Ávila.

Con una elite política en el poder priista que sólo llegó para atracar las arcas públicas y enriquecerse lo más pronto posible de manera lícita e ilícita.

Con tantas irregularidades en los recursos federales detectadas por la Auditoría Superior de la Federación y que la llevara a una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia de la nación y ante la secretaría de la Función Pública.

Con la más espantosa impunidad tanto para los malandros como para los políticos que han ordeñado la vaca.

Con el dictamen de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de que el secuestro y asesinato de Gibrán, el cantante de “La Voz México” fue una desaparición forzada y forzosa.

Y con los elementos policiacos ocupando el lugar número uno en denuncias por atropellos, excesos y abusos del poder en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Y con más de mil personas, entre ellas, 144 niños, desaparecidas.

Y con 18 trabajadores de la información asesinados, incluso, hasta con el tiro de gracia, todos en la impunidad.

Con una elite política en el poder sexenal que privilegia la soberbia, la vacuidad, la egolatría, la indolencia, la indiferencia y la apatía sobre los graves pendientes sociales.

3

Con una población cada vez creciente de migrantes a la ciudad de México, a la frontera norte y a Estados Unidos, huyendo de la falta de oportunidades laborales, atrapada en los salarios de hambre y de mierda.

Con un Veracruz ocupando el primer lugar nacional en la producción y exportación de trabajadores sexuales que venden su cuerpo como mercancía para llevar el itacate a casa.

Con tanta jodidez en Veracruz, pues, desencanta y decepciona la indiferencia, la indolencia y el menosprecio del presidente Enrique Peña Nieto sobre los graves pendientes sociales y sobre el estilo personal de gobernar del señor Javier Duarte.

4

Y más, mucho más, cuando Peña Nieto asestó un manotazo en los estados de Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y Oaxaca, para ordenar el caos.

Se ignora si Peña Nieto todavía esté resentido con Veracruz porque aquí perdió la elección presidencial que, bueno, de ser así, los 8 millones de habitantes en ningún momento son culpables de su derrota.

Se ignora si Peña Nieto está resentido con Veracruz porque Fidel Herrera Beltrán le jugó las contras como candidato presidencial y, bueno, de ser así, allá que ajuste cuentas con el góber fogoso y gozoso.

Se ignora si Peña Nieto está resentido con Veracruz porque en el puerto jarocho rafaguearon a cuatro guardaespaldas de sus hijos en unas vacaciones cuando Fidel Herrera era gobernador y, bueno, de ser así, que ajuste cuentas con Fidel Herrera.

5

Ahora bien, si el presidente de la república se ha lavado las manos en el caso Veracruz argumentando que los estados del país son libres y soberanos, entonces, ¿por qué intervino en Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y Oaxaca?