El “abuelo” del cocodrilo moderno

514

BUENOS AIRES – El fósil de un antepasado de 148 millones de años de los actuales cocodrilos fue descubierto en el sur de la cordillera de los Andes por científicos argentinos y chilenos, que creen que el ejemplar ayudará a comprender cómo estos reptiles en su larga evolución pasaron de ser animales terrestres a acuáticos.

El ‘Burkesuchus mallingrandensis’ fue encontrado en un yacimiento fosilífero a unos 1.500 metros de altura cerca de la localidad patagónica de Mallín Grande en Chile, unos 2.000 kilómetros al sur de la capital Santiago, dijo el viernes el Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN).

Tras el descubrimiento, hecho en el 2014, el fósil fue enviado al MACN Bernardino Rivadavia en la ciudad de Buenos Aires, que anunció que el ejemplar es un “abuelo” de los actuales cocodrilos que permitirá comprender más acerca de como fue su evolución.

Hace unos 200 millones de años “los cocodrilos eran mas pequeños, eran terrestres y no vivían en el agua. Entonces los paleontólogos siempre queremos saber cuál es, cómo fue esa transición”, dijo a Reuters Federico Agnolín del MACN, quien fue el que halló al cocodrilo prehistórico entre las rocas.

Con un tamaño que no supera los 70 centímetros de largo y una postura de piernas intermedia entre la vertical de los primeros antepasados y la de posición salida de los cocodrilos actuales, Agnolín cree que el ‘Burkesuchus’ permitirá hacer grandes avances en ese terreno.

“Lo que el ‘Burkesuchus’ nos muestra, es una serie de rasgos únicos, que no tiene ningún otro cocodrilo porque justamente, eran los primeros del linaje que empiezan a meterse al agua, al agua dulce”, señaló el paleontólogo que trabaja en el Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados (LACEV) del MACN.

Según el MACN, los cocodrilos aparecieron a comienzos del período Jurásico, casi a la par de los primeros dinosaurios, y en pocos millones de años invadieron el medio acuático gracias a la existencia de aguas cálidas y poco profundas. Sudamérica es conocida por su riqueza en fósiles de cocodrilos marinos.

De la expedición que descubrió al Burkesuchus también participaron miembros de la Universidad Andrés Bello de Chile y del Servicio Nacional de Geología y Minería chileno.

El fósil encontrado está muy completo, permitiendo conocer detalles sobre el antiguo cocodrilo, que según el titular del LACEV, Fernando Novas, se habría alimentado en base a invertebrados que capturaría en las orillas de las lagunas donde vivía.

“Tuvimos la suerte de encontrar la base del cráneo que nos brinda datos de cómo era el cerebro de estos cocodrilos, cómo era parte del sentido de estos cocodrilos, cómo veían, cómo olían. Este material nos da esos datos que son prácticamente, únicos”, señaló Agnolín, quien también es investigador de la Fundación de Historia Natural Azara. (Reporte de Miguel Lo Bianco; Escrito por Maximilian Heath; Editado por Walter Bianchi/Gabriela Donoso)