Tercera oleada de abusos en la Iglesia, suman mil denuncias en cuatro países

134

La ONG británica Child Rights International Network (CRIN), de referencia en la defensa de los derechos de los niños, concluyó en su informe de 70 páginas  que se ha determinado que la iglesia católica de Latinoamérica ya es la protagonista de la “tercera oleada” de casos de abusos de menores, tras la primera que se desató en 2002 en Estados Unidos, y la que siguió en Europa y Oceanía.

Este ha sido el primer estudio global del fenómeno en los 18 países  hispanohablantes del continente, más el país de Brasil, que encabeza la situación en número de casos, legislación y respuesta de las instituciones. “El resultado más evidente es establecer la realidad de la escasez de datos, crear un punto de partida para que la Iglesia y los Gobiernos empiecen a investigarlo. Sigue siendo un tabú, ha habido menos cobertura de los medios y falta una conversación pública sobre el tema”, aseguró  Víctor Sande-Aneiros, investigador involucrado.

Los Cuatro países que están con la ruptura del silencio son: México con 550 denuncias, le sigue Chile con 243, le continúa Argentina con 129 y por último Colombia 137 la suma dichas denuncias rebasan más del millar.

Por otro lado y con un motivo de preocupación mayor están los países donde esto no es considerado un delito como es al caso de Cuba, Ecuador, Honduras, y el más llamativo, Brasil, el mayor país católico de la región. No obstante, existe una referencia que no se ha profundizado: según un informe interno del Vaticano en 2005 calculaba que uno de cada diez sacerdotes brasileños estaba implicado en casos de abusos, esto es alrededor de 1.700 curas.

El informe explica que en estos países los medios no han emprendido acciones  serias con respecto a la investigación, lo que es principal para que los abusos salgan a la luz.

El estudio manifiesta que “La lección que hemos aprendido de los países de todo el mundo es que un largo silencio puede presagiar los mayores escándalos de abusos. La oleada de revelaciones en América Latina sigue creciendo y se espera que los grupos de sobrevivientes en países como Argentina y Chile inspiren a los de otros países de la región para alzar la voz”

La exvicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño de la ONU y relatora de la Santa Sede en enero del 2014, Sara Oviedo, considera que el informe “es un esfuerzo significativo para los activistas de toda América Latina, por su información sistematizada y por sus recomendaciones sirve para la estrategia que se está organizando para lograr que la Iglesia católica entregue a la justicia a los abusadores sexuales”.

Por otro lado en México, a inicio de año causo una conmoción cuando la Iglesia hizo pública una nueva denuncia contra un legionario de Cristo acusado de abusar de al menos ocho niños.  Lo que obligó a la institución a revelar que 157 sacerdotes han sido suspendidos en los últimos nueve años y 101, procesados ante la justicia eclesiástica, el exsacerdote Alberto Athié referente en su lucha contra la pederastia clerical reclama que “A la Iglesia le interesa mucho cuidar su imagen”. El Episcopado saca un número, pero no se sabe nada de ellos, no son localizables”.

Otra de sus denuncias, es sobre la famosa comisión para investigar los abusos, puesto que está conformado por un grupo de “miembros incondicionales a la Iglesia” y continua, “Aún hay mucho por hacer”.

En cuanto a la contestación en el plano legislativo, ha habido una reacción positiva con la derogación de la prescripción en seis países: Nicaragua, México, El Salvador, Ecuador, Perú y Chile.