Culebrilla, aquella enfermedad que aparece por estrés y podría dejarte ciego

1776

El estrés provoca diversas afectaciones en el cuerpo., una de ellas podría ser la activación de la culebrilla: un virus que se puede activar en el cuerpo cuando nos sometemos a altos niveles de presión e incluso puede causar ceguera. 

El herpes zóster se puede activar por el debilitamiento del sistema inmune, ya sea por alguna enfermedad, fatiga, cansancio extremo, estrés o ansiedad.

El virus de la culebrilla puede ser contagioso de persona a persona, pero quien resulte infectado no tendrá esta enfermedad, sino varicela.

De acuerdo con la Academia Americana de Oftamología, la «culebrilla» es una infección viral que causa un sarpullido doloroso. Dos de cada tres personas lo padecerá en algún momento de su vida.

La infección puede aparecer en el costado del pecho o espalda, pero puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluso la cara. Entre sus efectos, produce picazón y ardor. A largo plazo, puede causar ceguera o desprendimiento de retina si se extiende a los ojos; o sordera si llega al oído; también puede causar parálisis facial. 

Aunque una persona tenga culebrilla no puede contagiar a otra, sí puede generar varicela. Por eso, expertos aconsejan vacunarse contra el virus y acudir al médico ante cualquier síntoma.

Síntomas

Entre los síntomas de la culebrilla, se pueden encontrar sensibilidad al tacto, dolor, hormigueo y picor unos dos o tres días antes de brote sarpullido, fiebre, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, cansancio extremo, ampollas llenas de líquido y, la más evidente, manchas rojas en nuestra piel. 

¿Qué debes hacer?

Si presentas varios de los síntomas antes mencionados, es necesario que consultes un especialista. Las acciones inmediatas que puedes tomar son: bañarte con jabón neutro, no utilizar cremas ni polvos cosméticos, usar ropa cómoda y ligera, tomar suficiente agua y evitar el consumo de cigarrillos y alcohol.