Malecón del Paseo

289

•Legendario reportero

•Una vida imborrable

•José Pagés Llergo

Luis Velázquez

EMBARCADERO: El Canal del Congreso federal transmitió un documental sobre el legendario periodista, el tabasqueño José Pagés Llergo, el fundador de la revista Siempre!… Fue un reportero mítico y generoso… Mítico, por ejemplo, porque fue el único diarista de América Latina enviado especial en la Segunda Guerra Mundial… Y luego de entrevistar en exclusiva (palabras mayores) a Adolf Hitler y a su ultra contra súper ministro de Información, otro genio del mal, Joseph Goebbels, aquel que en una noche de locura incendiara en la plaza pública y en las calles y avenidas los libros nocivos al invento de “la raza aria”, Pagés Llergo caminó en Manchuria y Japón… También entrevistó en exclusiva a Fidel Castro Ruz… Y generoso, inmensamente generoso, porque cuando el presidente Luis Echeverría Álvarez lanzó del diario Excélsior al director Julio Scherer García y a trescientos trabajadores de la información, de inmediato Pagés les ofreció las nuevas oficinas de Siempre! en la Ciudad de México, y en donde se alojaron… Y generoso, porque cada vez que un reportero era despedido por los magnates periodísticos (simples empresarios y mercaderes de la información), Pagés les ofrecía una tribuna y empleo… Es el reportero tabasqueño más respetado y admirado en la historia nacional…

ROMPEOLAS: Pagés fundó el semanario Siempre! luego de su experiencia en la revista Mañana… En un ejemplar, el último que dirigiera, publicó en la portada una foto sensacional que le costó el empleo… La hija del ex presidente Miguel Alemán Valdés estaba de luna de miel en París… Y en París fueron a un centro nocturno donde las mujeres actrices del show musical, luego del show, andaban casi desnudas, las bubis y las pompis ventilándose al aire libre, en medio de la clientela… Una de ellas, estrujante y exuberante, pasó por la mesa de la hija y el yerno de Alemán Valdés, y el yerno se puso de pie, y se la comió con el deseo por delante y la mirada calenturienta… Atrás, su esposa, la hija del ex presidente, lo miraba… El yerno, en el éxtasis sensual y sexual imaginando el tálamo… Y como aquel era el México de un solo partido político, súper poderoso, Miguel Alemán padre enfureció tanto que el dueño de “Mañana” asestó un manotazo diciendo que a partir de entonces, él revisaría la portada… Pagés le dijo. “Yo soy el director y yo decido. Y si tú fiscalizas mi trabajo, entonces, me voy”… Y se fue de la revista, seguido con todo el equipo reporteril, fotográfico y editorial y fundó Siempre!…

ASTILLEROS: Pagés convivía con los políticos de su época, pero Siempre! mantenía su libertad con principios y valores universales… Todos los días, comía con un político, desde el presidente de la república y los secretarios de Estado hasta gobernadores… Buscaba así la exclusiva… Y cuando alguno de ellos quería “meter su cuchara” en la revista Pagés levantaba un muro de Berlín, un muro Donald Trump… El tabasqueño rigió así su vida: primero, antes y después, la libertad… “Toda libertad se conquista”, decía, y se conquista en cada nuevo amanecer… En aquel México, mediados del siglo pasado, decía que en el periodismo había tres asuntos intocables, la Virgencita de Guadalupe, el ejército y el presidente de la república… Ahora, claro, y por fortuna, y en nombre de la pluralidad que se vive y respira, el trío de temas es tocable… Autodidacta, tesonero, imaginativo y creativo, Pagés decía que el mundo era tan sorprende que había “café sin cafeína, cigarros sin nicotina y periódicos sin periodistas”… Otra de sus grandes frases célebres, vivencias y experiencias era la siguiente. “El periodismo que acepta la censura y no pone distancia del poder se daña a sí mismo y daña a la sociedad”… Alguna vez le otorgaron el Premio Nacional de Periodismo y el dinero que le dieron lo repartió entre los trabajadores de Siempre!, como eran el velador, el asistente de la limpieza, el que iba por los cigarros y las tortas, el chofer, el bolero y las secretarias…

ARRECIFES: Pagés Llergo apadrinó una generación de egresados de la antigua facultad de Periodismo de la Universidad Veracruzana y pronunció un discurso bíblico… Dijo, por ejemplo, lo siguiente. “Han llegado ustedes a un camino donde hay dos veredas: uno, es el camino de la corrupción, y otro, el camino de la dignidad”… Entonces, el gobernador Fernando López Arias, quien estaba a su lado, pidió la palabra y reviró con otro discurso incendiario: “Niego, dijo, que en la vida de los hombres haya dos caminos… Sólo hay uno: el de la dignidad”… El director general de Notiver, Alfonso Salces Fernández, fue amigo de Pagés Llergo… Con frecuencia, y con el reporterazo Bartolomé Padilla y Zepeda, viajaban a la Ciudad de México y lo frecuentaban… Pero además, Salces fue amigo de sus hijos: uno, pintor; el otro, Pepe Pagés, director de la revista (efímera por desgracia), de nombre “Presagio”; y Beatriz, la única mujer que alterna su vida con la dirección de Siempre! y la obsesiva militancia priista… Beatriz Pagés, por cierto, también entrevistó en exclusiva a Fidel Castro Ruz y el gobierno cubano publicó el texto en un libro, que ahora es incunable… Fue tal un elevado privilegio y logro reporteril, pues Fidel Castro tenía en su escritorio dos mil solicitudes de reporteros del mundo y por lo regular, siempre elegía a mujeres, a algunas de las cuales cortejaba… Pagés Llergo fue un periodista autodidacta y cuando migró a Los Angeles en búsqueda de un estadio reporteril superior trabajó, incluso, de mesero, alternando con la chamba en el periódico “La Opinión”, donde lo tenían archivando notas… Pero en la historia del periodismo mundial está comprobado que los mejores diaristas son autodidactas, porque los más envidiables salones de clase son, primero, la calle, y después, la sala de redacción, y en donde la bilirrubina alcanza su más alto decibel… Claro, las facultades de Comunicación (en Veracruz hay veinticuatro) pulen y vuelven a pulir en materia técnica, pero el periodismo (la pasión irrefrenable de contar historias), como en todos los oficios y profesiones, y como dice el clásico, “se trae en la sangre”… Es forma de vida y destino… Y con prendas éticas, pues como decía don Manuel Buendía, “cuando estás frente a un reportero con automóvil de lujo, pluma Mont Blanc, viajes por el mundo y bienes materiales, estás ante un reportero bajo sospecha”…