Malecón del Paseo

438
  • El gobernador generoso
  • A todos ha perdonado
  • Borrón y cuenta nueva

 

Luis Velázquez

 

EMBARCADERO: Con todo y lo que se diga de tanto desorden administrativo con los 80 despidos y enroques del gobernador Javier Duarte con su equipo legal y ampliado, en realidad nadie puede negar que se trata de un buen jefe que como en cualquier empresa con sentido futuro ofrece mejores oportunidades laborales a los suyos… Por ejemplo, el par de secretarios General de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón y Érick Lagos, se fueron para buscar un cargo de elección popular que los catapulte al estrellato absoluto…Lagos Hernández, diputado federal electoral, y Buganza para la candidatura independiente al trono imperial y faraónico… Pero, de igual manera, otros funcionarios, entre ellos, Jorge Carvallo Delfín, Adolfo Mota, Alberto Silva Ramos, Antonio Tarek Abdalá y Édgar Spinoso Carrera también fueron promovidos a una curul federal, donde, sin duda, habrán de crecer moviéndose entre los 500 legisladores del Congreso de la Unión, relacionándose con lo más granado de la política nacional, construyendo amistades y alianzas con quienes, digamos, algún día escalarán hasta Los Pinos, como el caso de Enrique Peña Nieto (quien fue diputado local en el estado de México) y de Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso (que fueran diputados federales) incluso, uno de ellos, el secretario de Hacienda y Crédito Público, compañero de bancada de Javier Duarte… Ha deseado así el señor Duarte premiar a los suyos con un nuevo espacio político para jugar en las grandes ligas y dejar atrás el localismo empobrecedor del que se pitorreaba el presidente José López Portillo… Allá ellos, claro, si aprovechan la coyuntura para seguir creciendo; mientras tanto, la posibilidad está abierta debido a que Duarte ha empujado la carreta de cada uno…

ROMPEOLAS: Además, y por alguna razón psicológica será: por un lado, el góber ha despedido a unos 80 funcionarios en cuatro años con siete meses y 22 días; por el otro, a la mayoría ha enrocado en otros cargos públicos, de tal manera que son pocos, excepcionales, quienes de plano fueron lanzados de su paraíso… Y tal cual manifiesta su generosidad con los suyos, pues como él mismo ha dicho “ser amigo de un gobernador ayuda bastante”… Y, bueno, cierto, ha cesado a muchos; pero, en todo caso, los ha suspendido por un ratito y luego los ha redimido como significa el caso más indicativo de Gabriel Deantes Ramos y Édgar Spinoso Carrera, a quienes despidió a 8 columnas en la prensa local, bajo el argumento de que defraudaron mi confianza, y pasado un ratito, todo se le olvidó y al primero lo encumbró como secretario de Trabajo y Previsión Social y al segundo como diputado federal electo… Además, y si alguna duda existiera en el aparato gubernamental existen, mínimo, unos 60 hijos de políticos, con cargos públicos en su gabinete legal y ampliado, a quienes también ha ofrecido una oportunidad laboral y ahí los tiene, incluso hasta más allá de lo insólito e inverosímil, como el caso de la hija de la diputada local, Gladys Merlín Castro, a quien nombró, sin perfil, sin experiencia, sin fogueo, subsecretaria de Fomento Ambiental… Y por si alguna duda existiera de la generosidad de Duarte habría de considerar que en varias ocasiones han existido amenazas de denuncias penales en contra, por un lado, de funcionarios bajo sospecha de pillerías; por el otro, en contra de compañías constructoras que desviaron el recurso estatal y/o quizá hasta federal, y no obstante de una denuncia penal en la Fiscalía General, interpuesta por Gerardo Buganza Salmerón como titular de la SIOP, hubo marcha atrás, y en nombre de la ley y de la Constitución Política de Veracruz los perdonó por completo, con un borrón y cuenta nueva…

ASTILLEROS: Podrá decirse que Duarte ha atropellado y violentado la ley, pues con unos ha sido generoso y a otros ha aplicado el principio de exclusión… Claro, por un lado, ha reproducido tal cual el principio juarista de a los amigos justicia y gracia a y a los otros justicia a secas… Y por el otro, fans de Francisco Franco porque ambos tienen la misma voz gutural; pero además, el dictador español también era bipolar, rencoroso y vengativo, y, bueno, cada ser humano con sus virtudes y defectos, que en ningún momento es justificante cuando un hombre acumula tanto poder político, económico, social, legislativo, policiaco y mediático… El caso es que algún día cuando el historiador desee voltear al duartismo habrá de considerar tales ejes para interpretar el estilo personal de gobernar y ejercer el poder en la primera década del año 2000, en que desde luego habrán de incluir el sexenio de Fidel Herrera y de Duarte para entrar a la historia como la década perdida en Veracruz, tiempo aquel, dijera el senador Pepe Yunes, del desorden administrativo, el colapso financiero y la corrupción política…