Malecón del Paseo

446
  • El estilo de Flavino Ríos
  • Su relación con la prensa
  • Le dio por filmar el embute…

 

Luis Velázquez

 

EMBARCADERO: De los discípulos de Carlos Brito Gómez, asesor del gobernador (Marcelo Montiel Montiel, Marcos Theurel Cotero, Gonzalo Morgado Huesca, Fernando Charleston Salinas, Carlos Domínguez Millián, QEPD, entre otros), quizá el más aventajado en materia política-política es Flavino Ríos Alvarado, FRA, ungido ayer como el cuarto secretario General de Gobierno, cargo que ocupara en el sexenio de Miguel Alemán Velasco, luego de la maestra Nohemí Quirasco… Desde luego, otros alumnos de Brito, como Marcelo Montiel, ocupa el primer lugar en riqueza material, cuya fortuna calculan en dos mil millones de pesos, sin incluir la versión que como delegado federal de la SEDESOL acaba de comprar otro rancho en Curitiba, Brasil, la ciudad más cosmopolita del continente en la diversidad sexual… Flavino, en contraparte, llegó a la SEGOB con Miguel Alemán sin que Alemán Velasco lo conociera a plenitud, más que movido por su nombre y prestigio como un político serio y confiable… Pero más aún: Javier Duarte lo invitó a la Secretaría de Educación para cubrir el espacio del pedagogo Adolfo Mota Hernández, también, primero, sin formar parte del primero, el segundo y el tercer círculo del poder duartista… Y, segundo, sin que nunca antes hubieran trabajado juntos, aun cuando en los días difíciles de la CNTE en Veracruz cuando la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto le tocó cabildear desde el Congreso con los profesores insumisos y rebeldes… El caso es que luego de un paso demasiado efímero por la SEV, donde, como es lógico, todos sus programas quedarán tirados, el góber lo ha convocado para el cierre del sexenio como titular de la SEGOB, con su doctorado en Leyes por la UNAM, donde también fue académico, sacrificando su notaría pública en Minatitlán, que hacia el final del día será lo único que le reste luego de que el duartismo se haya conjurado…

ROMPEOLAS: En la SEV, FRA levantaba el vuelo con un sello diferente a su antecesor…Por ejemplo, una de sus primeras acciones fue reunirse con alcaldes de una región de Veracruz para delinear programas educativos conjuntos… Luego, tuvo una cumbre estelar con siete, ocho diputadas locales, todas mujeres, para operar temas educativos en sus distritos… Después, optó por izar la bandera los lunes a los 8 de la mañana en las escuelas de norte a sur y de este a oeste… Más tarde, empezó a caminar el territorio jarocho para escuchar las necesidades de los maestros y los alumnos, quizá, acaso, movido por la dinámica de José Vasconcelos con el presidente Álvaro Obregón con su famosa revolución educativa, cuando imprimían libros de los clásicos en papel revolución que obsequiaban a los niños y profesores para leer hasta debajo de los árboles, una tarea, por cierto, que en Veracruz solo reprodujera el doctor Raúl Arias Lovillo como rector de la UV… Pero ni hablar, su apostolado educativo ha quedado trunco porque la revolución hecha gobierno en la tierra jarocha lo llama y necesita como el cuarto titular de la SEGOB, cuya tarea máxima será ganar la elección del candidato priista a gobernador y de los diputados locales… Y ni modo que la tercera secretaria de Educación, la profe Xóchitl Adela Osorio Martínez, lo secunde, pues ella ha esperado en el bat durante 16 años y medio y por tanto, maestra como es, impondrá su estilo educativo a tono con su formación… Y más si se recuerda el enunciado de Juan Maldonado Pereda: la política es un tragadero de hombres, y por tanto, cada profe trae su librito… Además, cuatro años y medio después, nadie recuerda el eje central del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016…

ASTILLEROS: En la SEGOB jarocha con Miguel Alemán Velasco, FRA refrescó la relación entre el gobierno y la prensa… Por ejemplo, tiempo aquel, el siglo pasado, del esplendor del embute a los trabajadores de la información, Flavino otorgaba apoyos mensuales a los reporteros y fotógrafos, entre otros, con la siguiente característica… Primero, en la oficina del encargado del operativo instaló una cámara de video para filmar, tipo Carlos Ahumada a René Bejarano, el momento preciso cuando el reportero extendía la mano para el sobre con el embute… Segundo, exigían al periodista una copia de su credencial de elector… Tercero, debía firmar un recibo con la cantidad del embute recibido… Y cuarto, todavía les pedían que voltearan a la cámara con una sonrisa Colgate… Y no obstante tal tortura sicológica, siquiátrica, neurológica y política, cada mes los tundeteclas de entonces pasaban a cobrar su embute… Se ignora si Flavino Ríos sigue guardando aquellos documentos; pero más aún, su destino… Y por tanto, nadie dudaría de que ahora, en la SEGOB de Duarte, también pudiera repetir el modelito, quizá por alguna fijación ética, moral, en alguna parte de su vida… En fin, cada quien con su estilo personal de gobernar, Gerardo Buganza Salmerón, dos veces titular de la SEGOB, y Érick Lagos, Ríos Alvarado dejó atrás al filósofo Enrique Ampudia Mello (el secretario particular del gobernador y fan del senador Héctor Yunes Landa) sólo porque nació en la ciudad de México y la Constitución Política local exige que para el cargo sea originario de Veracruz, lo que, bueno, significó una ironía, pues Flavino es originario de Oaxaca, la tierra sagrada de Benito Juárez, Ricardo Flores Magón y José Vasconcelos; pero también de Porfirio Díaz Mori…