Fotógrafo llora por no poder salvar a niño tras explosión

3312

Un coche bomba estalló en el área de Al Rashidín, en la periferia oeste de la ciudad de Alepo, y acabó con la vida de 126 personas, entre ellos 68 niños.

El fotógrafo Abd Alkader Habak acudió a cubrir el hecho y, horrorizado, intentó luego ayudar a un niño alcanzado por el fuego de la explosión. El hecho fue registrado por su colega y subido a Twitter.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, entre las víctimas había vecinos de Fua y Kefraya y voluntarios de la Media Luna Roja Siria, que se encontraban allí para facilitar el proceso de evacuación.

Asimismo, precisó que entre los 109, unos 68 eran niños y un total de 13 eran mujeres, mientras que el resto de víctimas mortales eran hombres armados.

El atentado se produjo cuando los autobuses con evacuados de Fua y Kefraya, dos pueblos de mayoría chií de la provincia de Idleb (noroeste), esperaban en el paso de Al Rashidín para cruzar a las áreas bajo el control de las autoridades del régimen en Alepo.

Los vehículos estaban aparcados en esa zona, cuando una furgoneta de tipo “pick up” estalló.