Conoce los aceites que pueden dañar tu salud

127

PROFECO de México revela marcas de aceites de cocina que no cumplen lo que prometen y que pudieran ser dañinos para la salud.

A través de la cuenta oficial de Twitter de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), se muestra información que revela una lista en la que se destacan los aceites de oliva que no cumplen con lo que prometen en su etiquetado, además de los aceites de cocina más utilizados por las familias mexicanas y que se consideran dañinos para la salud o adulterados.

En este estudio se analizaron 32 productos de aceite vegetal gourmet y destacaron ocho marcas ‘adulteradas’:

  • Kum Chum, aceite de ajonjolí prensado en frío de 248 ml.
  • Foreway Sesame Expert, aceite de ajonjolí de 185 ml.
  • Kaporo, aceite de ajonjolí blend de 190 ml.
  • San Lucas, aceite de aguacate extra virgen gourmet de 500 ml.
  • San Lucas, aceite de pepita de uva de 500 ml.
  • Cate de mi corazón, aceite de aguacate de 250 ml y 500 ml.
  • Cate de mi corazón, aceite de aguacate mediterráneo de 250 ml.
  • Avocare, aceite de aguacate 100% de origen natural de 250 ml.

En la investigación de Profeco, estos aceites de cocina, se consideran productos que a la larga pueden resultar dañinos para la salud, ya que no son puros y además contienen una mezcla de aceites que le restan calidad de pureza.

Respecto al contenido neto se detectó que dos productos no cumplen con las declaraciones de su etiquetado:

  • La cocina verde, aceite de ajonjolí orgánico de 520 ml.
  • Satoru, aceite de ajonjolí de 275 ml.

Aceites vegetales de uso común que no cumplen con el contenido del producto o que mienten con sus ingredientes:

  • D’Artana.
  • Navarra.
  • Mazola.
  • Olivos Mendoza.
  • Demor.

Aceites que PROFECO dice que no son dañinos para la salud son::

Aceites de origen vegetal como el de girasol, oliva, maíz, canola, soya, cacahuate y cártamo.

La recomendación se hace con base al conocimiento de las grasas buenas para el cuerpo, evitando consumir grasas saturadas, las cuales son responsables de elevar el colesterol e incrementar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.