México: pugnan desde el Legislativo porque la innovación sea una prioridad nacional

799

La innovación es un instrumento imprescindible para impulsar la competitividad y la productividad de las economías nacionales y también para evaluar los niveles de bienestar de la población, expuso la influyente diputada María Marivel Solís Barrera al inicio de los trabajos del Foro de Análisis del Manual de Oslo.

La presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Cámara de Diputados expuso también que en el actual proceso de reforma educativa, los temas de ciencia, tecnología e innovación (CTI) destacarán en la nueva redacción de los artículos 3 y 73 constitucionales, según se informó en un comunicado.

El objetivo es darle las bases constitucionales al quehacer científico. «De llevarse a cabo, por primera vez la palabra innovación estará inscrita en la Carta Magna, con la cual se reitera el apoyo y compromiso del Estado para apoyar impulsar esta actividad estratégica», dijo la legisladora.

La diputada Marivel Solís comentó que la riqueza de las naciones se debe a su capacidad de innovar, por lo que, «trabajamos con la convicción de impulsar actividades científicas, tecnológicas y de innovación pues son el camino más directo para lograr la prosperidad que como nación aspiramos; la innovación debe ser una prioridad nacional, sólo a través de ella podemos incrementar la productividad y la competitividad de nuestra economía».

Manual de Oslo para delinear el PNTi

El Manual es una guía internacional para medir la innovación que ha sido usada por más de 80 países y hoy en México es discutida por académicos, empresarios, tecnólogos y representantes del gobierno para discutir los términos de la evaluación de la innovación de los proyectos que se postulan para el Premio Nacional de Tecnología e Innovación (PNTi).

Durante 20 años, el PNTi ha trabajado mediante propuestas para nuevas metodologías de gestión tecnológica que les permita a las empresas avanzar, muestra de ello es el Modelo Nacional de Gestión de Tecnología e Innovación, en el que participaron una centena de científicos mexicanos y que fue una de las primeras herramientas que se usaron como modelo para el premio, dijo Javier López Parada, director ejecutivo de Fundación para el PNTi.

Durante la mesa de análisis, Roberto Martínez Yllescas, director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en México y para América Latina, explicó que “el manual de Oslo es una guía para la medición de las actividades científicas y tecnológicas que define conceptos y clarifica las actividades consideradas como innovadoras. Al tiempo que genera información comparable internacionalmente, y desarrolla indicadores que pueden ser de utilidad para las políticas públicas”.

Los cambios en la nueva edición

En su edición 2018, el Manual provee, por vez primera, de un marco común para la medición de la innovación que resulta más incluyente para todos los sectores de la economía, por lo que es pertinente para las economías de todo el mundo sin importar su grado de desarrollo económico relativo, y contribuye a la revisión de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

Además, toma en cuenta tendencias como: la operación generalizada de las cadenas globales de valor, la innovación abierta, las redes globales de innovación, el conocimiento como base del capital, así como el avance de los procesos de innovación y sus efectos económicos. (Agencia ID/Noticyti)