EL PODER DE LA VERDAD

603

POR MARY GARCIA.

Los actos recientes que sucedieron en el municipio de Catemaco nos dejan ver lo que hemos construido, un Estado donde la violencia ha ganado terreno haciendo a un lado la tolerancia y el entendimiento, la gente está harta de la impunidad si es una gran verdad y quedo demostrado con las acciones que se tomaron ante el secuestro del párroco, sin embargo no se vale que hayan usado este movimiento para causar actos de vandalismo y aprovecharse para agredir empresas privadas, que mal nos deja ante la sociedad en general nacional e internacional estas acciones de profundo irrespeto a los demás, nos deja ver como delincuentes en potencia, eso no está bien; aunque las investigaciones deben llegar hasta las últimas consecuencias respecto al incendio en las instalaciones de palacio municipal pues las especulaciones sobre si fue provocado por el mismo presidente municipal para borrar información comprometedora no dejan de saturar las redes sociales y como sabemos que a rio revuelto ganancia de pescadores ya va a corresponder a la Fiscalía hacer su trabajo que esperemos sea transparente y se respeten los lineamientos apegados a derecho para que se esclarezcan estos lamentables hechos que además nos dan una imagen desastrosa para un municipio que vive del turismo.

En otra historia, pero igual hablando del hartazgo que existe en la sociedad, se han dado los casos de los vengadores anónimos que por el momento surgieron en el Estado de México, pero que al paso que vamos pronto surgirán más héroes que poco a poco irán limpiando la escoria en lo que hoy muchos jóvenes se han convertido, y todo derivado de que las autoridades no han sido capaces de hacer su trabajo, velar por la integridad física de la población, ante ello no quedo más que retroceder a la Edad Media, donde la justicia era “ojo por ojo, diente por diente”, y que al final de cuentas parece ser que tenderá a ser la solución a esta situación que hoy vivimos.

Quizá el mexicano común y corriente que vive de su trabajo y que toda la vida se ha esforzado por llevar una vida tranquila y sin problemas, hoy saca la casta y dice “Basta” y la población está de acuerdo pues hasta el momento nadie se ha atrevido a señalar a los justicieros, al final de cuentas saben que la Justicia está mal aplicada, y que tienen más derechos los malos que los buenos, así de ese tamaño nos las gastamos en México, el país donde todo puede suceder y no pasar NADA.