sábado, abril 20, 2024

Causas y consecuencias de un Infarto al Miocardio

PUBLICADO POR INFOBAE. –

El infarto agudo de miocardio es una emergencia médica que se produce cuando se bloquea o se reduce gravemente el flujo de la sangre que va al corazón, básicamente se trata de un ataque cardiaco.

De acuerdo con la organización no gubernamental de Mayo Clinic, el infarto agudo de miocardio por lo general es ocasionado por una acumulación de grasa, colesterol u otras sustancias en las arterias del corazón.

Si se produce este ataque cardíaco, es necesario recibir tratamiento médico de inmediato, incluso llamar al número de emergencias, a fin de evitar la muerte.

SÍNTOMAS DEL INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO

Los síntomas de un infarto agudo de miocardio varían de leves a graves, según explica Mayo Clinic, incluso hay quienes no presentan síntomas previo al ataque.

Los signos frecuentes de este ataque cardiaco incluyen dolor en el pecho que puede sentirse como presión, opresión, dolor o sensación opresiva, mismos que se pueden propagar al hombro, al brazo, a la espalda, al cuello, a la mandíbula, a los dientes o, a veces, a la parte superior del abdomen.

Otros de los síntomas son sudor frío, fatiga, acidez estomacal o indigestión, aturdimiento o mareos repentinos, náuseas y falta de aire. En las mujeres se pueden hacer presentes signos atípicos como dolor punzante o breve en el cuello, el brazo o la espalda.

La organización no gubernamental precisa que algunos ataques cardíacos se producen de repente, pero muchas personas tienen signos y síntomas de advertencia horas, días o semanas antes. Uno de estos signos de alarma temprano es un dolor en el pecho o la presión que persiste y no desaparece con el descanso.

CAUSAS DEL INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO

Una enfermedad de las arterias coronarias es el principal causante de los ataques cardiacos, incluido el infarto agudo de miocardio, según explica Mayo Clinic. Se puede producir por una obstrucción total o parcial de una arteria del corazón.

Sin embargo, no todos los infartos agudos de miocardio se deben a obstrucciones en las arterias. Otras causas incluyen el espasmo de la arteria coronaria, que consiste en una constricción grave de un vaso sanguíneo que no está obstruido.

Determinadas infecciones, como la Covid-19 y otras infecciones virales, pueden dañar el músculo cardíaco y provocar un infarto agudo de miocardio.

También la disección espontánea de la arteria coronaria, que es una afección que pone en riesgo la vida y se debe a una rotura en el interior de una arteria del corazón.

FACTORES DE RIESGO DEL INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO

De acuerdo con Mayo Clinic, existen ciertas condiciones que hacen a una persona sea más propensa a sufrir un infarto agudo de miocardio, estas son algunas de ellas.

El primero es la edad, los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años tienen una mayor probabilidad de tener un ataque cardiaco. También las personas que consumen tabaco o que están en exposición prolongada al humo de segunda mano.

De igual forma las personas que tengan presión arterial alta, ya que puede dañar las arterias que conducen al corazón; así como los niveles elevados de colesterol o triglicéridos

La obesidad y la diabetes son dos padecimientos que también incrementan el riesgo de padecer un infarto agudo de miocardio, así como la falta de ejercicio y una dieta no saludable, incluso el estrés emocional, como la ira extrema.

Los antecedentes familiares de ataques cardíacos también pueden ser un factor de riesgo ante un infarto agudo de miocardio, al igual que el consumo de drogas ilícitas.

PREVENCIÓN ANTE UN INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO

La mejor forma de prevenir un infarto agudo de miocardio, según Mayo Clinic, es manteniendo un estilo de vida saludable, no fumar, no tener sobrepeso, hacer ejercicio con regularidad y controla el estrés.

Si padeces de alguna afección médica, como la presión arterial alta y la diabetes, lo mejor es tener un control de ellas, para no aumentar el riesgo de sufrir ataques cardíacos.

TRATAMIENTO DE INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO

Después de tener un ataque cardiaco, como lo es el infarto agudo de miocardio, se daña tejido del corazón, por lo que es necesario un tratamiento de urgencia para corregir el flujo sanguíneo y restablecer los niveles de oxígeno.

De acuerdo con Mayo Clinic, lo primero que se hace es administrar oxígeno inmediatamente, para luego aplicar el tratamiento específico dependiendo si se trató de una obstrucción del flujo sanguíneo es parcial o total.

Uno de los tratamientos básicos es el uso de medicamentos, como la aspirina, que reduce la coagulación de la sangre, así como trombolíticos o fibrinolíticos que ayudan a desintegrar los coágulos sanguíneos que bloquean el flujo sanguíneo hacia el corazón.

Otros medicamentos que se usan son anticoagulantes, como la heparina, ya sea por vía intravenosa o mediante una inyección, la cual hace que la sangre sea menos pegajosa y propensa a formar coágulos.

En algunos casos se llega a usar nitroglicerina, que ensancha los vasos sanguíneos, ayuda a mejorar el flujo sanguíneo hacia el corazón. También está la morfina, que se administra para aliviar el dolor en el pecho que no desaparece con el otro de otros medicamentos.

Los betabloqueadores disminuyen los latidos del corazón y la presión arterial, lo que puede limitar la cantidad de daño en el músculo cardíaco y evitar los ataques cardíacos futuros.

Finalmente, están los inhibidores de la ECA, que disminuyen la presión arterial y la sobrecarga del corazón; al igual que las estatinas, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol poco saludables.

Las personas que sufrieron un infarto agudo de miocardio suelen ser sometidos a cirugía para abrir la arteria bloqueada, como lo es la angioplastia coronaria y colocación de estents.

Durante la angioplastia, el médico del corazón guía una sonda fina y flexible hasta la parte estrechada de la arteria cardíaca, se infla un pequeño globo para ayudar a ensanchar la arteria obstruida y mejorar el flujo sanguíneo. También se puede colocar una pequeña sonda de malla de alambre en la arteria que ayuda a mantener la arteria abierta.

Otra cirugía es la de baipás de las arterias coronarias, que es a corazón abierto y el cirujano toma un vaso sanguíneo sano de otra parte del cuerpo para crear una nueva vía para la sangre en el corazón. Este procedimiento se hace ya sea como cirugía de urgencia en el momento de un ataque cardíaco o pocos días después, cuando el corazón se haya recuperado un poco.

Finalmente, está la rehabilitación cardíaca, un programa de ejercicio educativo y personalizado que te enseña formas de mejorar la salud del corazón después de una cirugía cardíaca, que se centra en hacer ejercicio, seguir una dieta saludable para el corazón, manejar el estrés y regresar poco a poco a las actividades habituales.

En general, las personas que asisten a rehabilitación cardíaca después de un infarto agudo de miocardio viven más tiempo y son menos propensas a tener otro ataque cardíaco o presentar complicaciones a partir de este evento.

Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)

Publicidad




Otras noticias