Sentido Común: Cómo cuesta la cuesta de enero

147

Gabriel García-Márquez

Poeta y articulista.

Iniciamos el año con mucho optimismo y con buenas noticias con respecto al incremento al salario mínimo en un 20% a partir de enero, pasando de 172 pesos a 207 pesos, excepto en las zonas fronterizas donde subió de 260 pesos a 312 pesos diarios. Es decir que en la frontera ganarán 9,360 pesos al mes y en el resto del país 6,210 pesos mensuales.

Sin embargo, aunque esta es una buena noticia para los trabajadores, el poder adquisitivo ha disminuido y nos espera una cuesta de enero difícil de superar, toda vez que los precios de los productos no han disminuido, sino por el contrario no han dejado de aumentar.

En efecto, el aumento al salario mínimo ayuda en algo a aminorar los efectos de la inflación, pero se nos vienen encima una serie de gastos de principios de año que hay que pagar.

Entre los pagos que se deben realizar al comienzo del año están el derecho vehicular o la tenencia en algunos casos, la verificación del coche, el canje de placas si es que no lo han realizado, el pago del impuesto predial y del consumo de agua para quienes pagan de forma anual. Además de pagar la luz y el teléfono.

Al regresar de las vacaciones, seguramente habrá que poner en orden las tarjetas de crédito que utilizamos al máximo durante las fiestas decembrinas, así como los pagos que dejamos de realizar por falta de liquidez en diciembre.

Los precios de los productos siguen al alza, por lo que habrá que hacer una comparación rigurosa entre los supermercados antes de surtir la despensa, porque algunos que tenían fama de ser más baratos, ya no lo son, además de que los productos se encuentran caducados o a punto de caducar. De manera que habrá que tomar algunas decisiones domésticas como comprar algunos productos en el súper, otros en el mercado o en la tiendita de la esquina para gastar menos.

El precio de los combustibles sigue al alza, por lo que los productos seguirán subiendo, además de que tenemos que racionalizar más el uso de los vehículos para ahorrar combustible.

En el caso de quienes prestan algún servicio profesional o de cualquier tipo, tendrán que revisar sus costos, lo que repercutirá en sus honorarios o precios de manera justificada.

Así que nos costará mucho remontar la tradicional cuesta de enero, por lo que tendremos que hacer un gran esfuerzo para gastar en lo estrictamente necesario y salir adelante mientras se hacen los ajustes de sueldos, de honorarios y de precios. 

Tenemos que echarle ganas, cuidar el empleo y el ingreso para salir adelante con la esperanza de que no hay cuesta de enero que no se supere y que ya vendrán tiempos mejores.

Mientras tanto, hay que hacer rendir el sueldo, la beca, la pensión del bienestar de adultos mayores y la pensión del IMSS o del ISSSTE, según sea el caso.