Policía de Canadá busca a dos sospechosos del apuñalamiento múltiple que dejó 10 muertos

168

Canadá.-Las autoridades de Canadá extendieron la búsqueda a tres provincias de dos hombres acusados de apuñalar a decenas de residentes de una comunidad indígena en la provincia de Saskatchewan. Al menos 10 personas murieron y 15 resultaron heridas en los hechos calificados por el primer ministro Justin Trudeau como “horrorosos y desgarradores”.

Los asesinatos en la provincia de Saskatchewan están entre los más mortíferos en la historia moderna de Canadá y conmocionan al país.

Dos hombres causaron pánico cuando el domingo 4 de septiembre perpetraron varios apuñalamientos en 13 lugares distintos. La mayor parte de los ataques se dirigieron a los residentes de James Smith Cree Nation, una comunidad indígena de 3.400 habitantes, y la aldea vecina de Weldon.

Al menos 10 personas murieron y 15 resultaron heridas. Algunas de las víctimas habrían sido un blanco premeditado por los agresores, mientras que otras habrían sido atacadas al azar, señaló la comisionada adjunta de la Real Policía Montada de Canadá, Rhonda Blackmore.

La Policía busca frenéticamente, en tres provincias, a los sospechosos identificados como Damien Sanderson, de 31 años, y Myles Sanderson, de 30. Aunque las autoridades presumen que los dos individuos son familiares, la relación entre ellos aún no ha sido esclarecida.

Los oficiales han proporcionado fotos de los presuntos autores, que aseguran se encuentran armados y son peligrosos.

Inicialmente, los hombres fueron vistos en la ciudad de Regina, a unos 320 km al sur de la zona donde ocurrieron los hechos, y se movilizaban en un Nissan Rogue negro. Sin embargo, las autoridades advirtieron que no está claro hacia dónde se dirigían y si cambiaron de vehículo.

Los boletines policiales instan a la población a informar sobre cualquier persona sospechosa y a tomar precauciones. “No abandone su lugar seguro. Tenga cuidado al permitir que otros entren en su residencia”, indica uno de los avisos.

Identifican a las víctimas: “Eran nuestros parientes, amigos”

Mientras las comunidades permanecen conmocionadas, surgen las identidades de algunas de las víctimas.

Una de ellas es Wes Petterson, un hombre viudo de 77 años. “Él no hizo nada. Él no se merecía esto. Era un hombre bueno, de buen corazón”, dijo Ruby Works de quien aseguró era como un tío para ella.

Los hechos se registraron en una comunidad tranquila donde rara vez se escuchan los sonidos de las sirenas de los vehículos de la Policía. “Nadie en esta ciudad volverá a dormir nunca más. Estarán aterrorizados de abrir la puerta”, agregó Works.

Entre los fallecidos también se encuentran Lana Head, madre de dos hijos, y su esposo.

“Todos se han visto afectados… Eran nuestros familiares, amigos. En su mayoría, todos estamos relacionados aquí, por lo que es bastante difícil (…) Es horrible”, expresó Calvin Sanderson, uno de los líderes electos de las tres comunidades que conforman James Smith Cree Nation.

En las redes sociales, los residentes describieron el terror que se apoderó de la localidad. Una usuaria publicó una imagen de la manija de una puerta rota y agregó que afortunadamente su hermana menor no estaba en casa cuando irrumpieron en el lugar. “Esto me va a traumatizar para siempre”, añadió.

Doreen Lees, una mujer de 89 años de Weldon, aseguró que ella y su hija alcanzaron a observar a uno de los sospechosos cuando un automóvil pasó a toda velocidad por su calle. Dijo que poco después un individuo se les acercó con el rostro ensangrentado y les pidió ayuda.

“Él no mostraba su rostro. Tenía una chaqueta sobre la cara. Le preguntamos su nombre y él murmuró su nombre dos veces y aún así no pudimos entender (…) Dijo que su rostro estaba tan lastimado que no podía mostrarlo”, narró Lees.

Declaran el estado de emergencia; Trudeau pide llevar a los responsables ante la Justicia

Los líderes electos de las tres comunidades que componen James Smith Cree Nation, incluidas Chakastaypasin Band y Peter Chapman Band, declararon el estado de emergencia local y abrieron dos centros de operaciones de emergencia “en respuesta a los numerosos asesinatos y agresiones a miembros” de la comunidad.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, describió los hechos como “horrorosos y desgarradores (…) Pienso en aquellos que han perdido a un ser querido y en aquellos que resultaron heridos”, añadió.

Trudeau aseguró que su Gobierno ha estado en comunicación directa con los dirigentes de las localidades afectadas y que su Administración está lista para ayudar en todo lo que sea necesario.

 “Los responsables de los abominables ataques de hoy deben ser llevados ante la Justicia”, remarcó el líder político.

Entretanto, Scott Moe –primer ministro de Saskatchewan, la provincia a la que pertenecen las localidades atacadas– señaló que ofreció el apoyo de su gobierno a todos los afectados. “No hay palabras para describir adecuadamente el dolor y la pérdida causados por esta violencia sin sentido. Todo Saskatchewan está de duelo con las víctimas y sus familias”.

Las motivaciones del crimen múltiple aún se desconocen. “Esta es la destrucción que enfrentamos cuando las drogas ilegales dañinas invaden nuestras comunidades. Exigimos a todas las autoridades que sigan las instrucciones de los dirigentes, consejos y sus miembros para crear comunidades más seguras y saludables para nuestra gente”, pidió Bobby Cameron, de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas.

Los hechos dejan consternadas principalmente a las comunidades indígenas, que representan menos del 5% de la población de Canadá- de aproximadamente 38 millones de personas- y son quienes sufren los niveles más altos de pobreza y desempleo, así como una esperanza de vida más corta en comparación con otros ciudadanos del país.