NAVEGANDO HACIA LA ECONOMIA DEL FUTURO

210

Mi historia está basada en la construcción, sí; en la transformación de espacios públicos, urbanos, industriales, hospitalarios y cuanto más, hoy transformo vidas mejorando espacios a través de nuestros colaboradores. Slogan que he adquirido a través de la filosofía de vida que me dio entender que propagar bienestar es mi misión de vida. Siempre muy marcada de como la COLABORACION puede conectar con los seres humanos y el planeta ayudando a las personas a hacer frente a los desafíos que francamente son serios. Así surge mi interés por crear empresas sociales, a través de la economía colaborativa.

Todo ser humano está llamado a la grandeza, y la grandeza no la define la cultura, la define nuestra propia naturaleza, cuantas veces por paradigmas, hábitos, y una educación tradicional nos han formado una visión más de competencia que de colaboración, en todo ámbito, desde el personal, el profesional, el empresarial e incluso la gobernanza, todo ha sido competencia, sin embargo, el despertar de la consciencia universal ha creado un cambio y quienes ya entramos en él aprendimos a perdonar el pasado para diseñar nuestro futuro, sintiendo así que es más fácil entender lo que desarrollamos, lo que creamos, y el legado que dejaremos, cuando ya  no estemos.

Entender que la economía colaborativa comenzó como un modelo de innovación donde se da el intercambio de redistribuciones de procesos, estilos de vida colaborativos, adopción de redes y mercados tecnológicos e innovadores y nuevas plataformas que nos permite optimizar nuestras actividades, creando valor a los bienes con los que operamos, no solo aquellos por los que se paga, sino también los que se intercambian como los intangibles, como el tiempo y las habilidades y así tener una financiación colectiva, con un conocimiento abierto, y por tanto generar y propagar bienestar.

Al adoptar la economía colaborativa como una nueva alternativa al capitalismo, sustituye a las transacciones de mercado por la acción de compartir, eleva el nivel de misión personal y de los objetivos que te propongas en lo que realizas.

Además del consumo, la producción, la financiación y el aprendizaje colaborativo, hay ingredientes que empujan y motivan a cooperar y entender las necesidades que tienen la cadena de valor de las personas, sus ecosistemas y su interacción entre sí, atendiendo cual sea tu objetivo personal y el de las empresas, ellos son la CLARIDAD DE PROPOSITO y la PASION.

Estos ingredientes clave hacen que identifiques tu que hacer y eleves tus ventajas, mejore tú comunicación y te dé flexibilidad de diversificar, te invito a que como yo, puedas incorporarlos en tu quehacer cotidiano, los difundas con tus partes relacionadas, veras palpable grandes ahorros en la gestión de tus recursos, incremento en tus ofertas y abrirás la puerta a un desarrollo sostenible, de responsabilidad social y ambiental dándote grandes beneficios y sobre todo al gran desafío de encontrar la tan esperada consciencia universal.