“Gripe del tomate”: alertan en India por enfermedad que afecta a menores de 5 años con dolorosas ampollas

281

Una nueva enfermedad, llamada “gripe del tomate” está representando una amenaza para los niños pequeños de la India, donde ya se reportan más de 80 casos de menores que han contraído el virus, el cual causa erupciones rojas en la piel.

Los especialistas de la revista médica The Lancet han dado a conocer que este virus es “muy contagioso” y temen que también se propague a los adultos. Según la revista especializada, “la gripe del tomate ganó su nombre porque ocasiona la erupción de ampollas rojas y dolorosas en todo el cuerpo, las cuales aumentan gradualmente hasta alcanzar el tamaño de un tomate”.

“Al igual que con otras infecciones virales, otros síntomas incluyen fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, deshidratación, hinchazón de las articulaciones, dolores corporales y síntomas similares a los de la influenza”, según advierte la publicación médica.

Los especialistas señalan que los niños son más propensos a contagiarse por este virus debido a que “las infecciones virales son comunes en este grupo de edad y es probable que se propaguen a través del contacto cercano”. 

“Los niños pequeños también son propensos a esta infección al usar pañales, tocar superficies sucias y llevarse cosas directamente a la boca, añadieron.

India reporta 82 casos de menores con “gripe del tomate”

El secretario de Salud de la India, el Dr. J Radhakrishnan dio a conocer que la “gripe del tomate” se detectó por primera vez en el distrito de Kollam de Kerala, en el sur de la India, antes de extenderse por toda la región.

Afirmó que la infección afecta principalmente las manos, pies y boca. De acuerdo con su información, las autoridades de salud han reportado 82 casos entre mayo y julio de 2022, todos los pacientes fueron niños menores de cinco años. 

Aunque, el secretario de salud dijo que hasta el momento no hay evidencia de que la enfermedad sea grave o potencialmente mortal, y los niños han sido tratados con los remedios habituales: paracetamol, reposo y muchos líquidos.