¿Sabes cuándo comienza el horario de invierno 2021?

344

AGENCIAS.- El horario de invierno 2021 comenzará en territorio mexicano al finalizar el mes de octubre, para darle fin al horario de verano. Con ello surgen la duda principal: ¿se adelanta o se atrasa el reloj?

De acuerdo al Centro Nacional de Metrología (Cenam) del Gobierno de México, el domingo 31 de octubre concluye el horario de verano en territorio nacional, a excepción de la franja fronteriza con los Estados Unidos, así como Quintana Roo y Sonora. Es decir, Puebla es uno de los estados que sí cambia de horario en dicha fecha.

Por ello, el sábado 30 de octubre es recomendable que se atrasen los relojes una hora antes de ir a dormir, para iniciar actividades con normalidad al día siguiente que ya es efectivo el cambio, es decir, el domingo 31. Aunque algunos dispositivos móviles tienen el cambio automático y lo hacen a partir de las 2:00 A.M., en esta ocasión, del último día de octubre.

Con este cambio de horario, entra el equinoccio de otoño, y los días parecerán más cortos, debido a que habrá menos luz natural y por ende se tendrá la sensación que más temprano anochece.

Posteriormente, el 4 de abril de 2022 concluye el horario de invierno y comienza el horario de verano.

¿En dónde aplica el cambio de horario y por qué?

El cambio de horario se aplica en toda la República Mexicana, incluyendo a Puebla, desde 1996, con excepción de los estados de Sonora y Quintana Roo, así como la franja fronteriza con Estados Unidos; en este último caso, el horario de verano termina el primer domingo de noviembre a las 2:00 de la mañana.

Esta medida se formalizó mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se busca ahorrar energía eléctrica a través de un mejor uso de la luz natural, tiene por ende un fondo de factores económicos y comerciales al cambiar al horario de verano que saldrá este mes.

Este ligero cambio en el horario, influye en el comportamiento de las personas, sin embargo, algunos especialistas señalan que en un período máximo de siete a 10 días se regulan el estado de ánimo y los hábitos alimenticios.

Algunas recomendaciones generales son que las personas sensibles al cambio de horario eviten las siestas diurnas los primeros días, para conciliar el sueño durante la noche, ajustar el reloj y seguir un horario regular para levantarse y acostarse, incluso, los dos primeros fines de semana o los días de descanso.