Pemex cancela contratos con la empresa energética Vitol

193

México.- Tres documentos de Pemex vistos por Reuters y una fuente familiarizada con el tema indican que el motivo de la cancelación fue el reconocimiento público de Vitol de un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, de que pagó sobornos para ganar negocios con Pemex, así como con empresas estatales en Brasil y Ecuador.

El mes pasado, la jefa del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, dijo a Reuters que el Gobierno está investigando a Vitol por “irregularidades” en la documentación de los petrolíferos que introduce al país, lo que podría llevar a cargos penales por evasión de impuestos.

En cartas dirigidas a la energética Vitol, todas ellas fechadas en los últimos dos meses, Pemex informó a la firma de la cancelación de un contrato de gas butano, otro de nafta y otro de gas propano. El contrato de propano abarcaba cuatro operaciones distintas.

Los mayores comercializadores independientes de materias primas del mundo se enfrentan a un escrutinio global por presunta corrupción tras años de investigaciones sobre sobornos a funcionarios en varios países de América Latina.

Vitol es una de las mayores empresas de comercialización de commodities. Introduce al mercado más de siete millones de barriles de petróleo crudo y productos al día.

En marzo, Reuters informó de que Pemex estaba buscando renegociar algunos de sus contratos de cientos de millones de dólares con la empresa, que tiene su sede en Ginebra.

Condiciones desfavorables

El director general de la estatal mexicana, Octavio Romero Oropeza, dijo que Pemex trataría de deshacerse de condiciones que considera desfavorables.

Vitol confirmó que, a la fecha, las conversaciones con Pemex no habían llegado a un resultado final, pero no aclaró si los contratos habían sido cancelados.

En una declaración a Reuters, la empresa dijo que, tras el escándalo de corrupción, había aceptado la responsabilidad de sus acciones y reconoció las preocupaciones de Pemex.

“Vitol reconoció las preocupaciones de Pemex y durante varios meses funcionarios de alto nivel tanto de Vitol como de Pemex trataron de negociar una resolución aceptable para ambas partes”, dijo la firma.

“Aunque las discusiones no condujeron a un acuerdo entre las empresas, Vitol sigue abierta a continuar su diálogo con los funcionarios de Pemex y trabajar hacia una solución mutuamente beneficiosa”, añadió.

Ni Pemex ni la oficina del presidente Andrés Manuel López Obrador respondieron a una solicitud de comentarios para esta nota.

La fuente familiarizada con las negociaciones dijo que los contratos cancelados tenían un valor total de millones de dólares y todos eran válidos hasta al menos 2023. Reuters no pudo determinar su valor exacto.

La fuente añadió que los funcionarios de Pemex habían suspendido las negociaciones después de que ejecutivos de Vitol rechazaron los cambios propuestos en los términos de los contratos.

Reuters no pudo determinar los términos en cuestión ni el tamaño del negocio de Vitol en México, ya que los contratos no son públicos. México es el cuarto importador de crudo refinado.

Varias solicitudes de los contratos que México tiene con Vitol y otros comercializadores de energía bajo la ley de transparencia fueron denegadas.

Algunas fuentes del mercado energético mexicano cuestionaron cómo podría Pemex abastecerse de algunos de sus productos refinados con la veda, al menos parcial, de Vitol. Aunque otros dijeron que la gravedad del problema aún no estaba clara.

Ramsés Pech, experto mexicano en energía, dijo que Pemex podría recurrir a otros comercializadores de energía como Valero o ExxonMobil.

“Pero dependería del volumen y el tiempo de los contratos”, dijo. “Además, necesitaría empresas que tengan la infraestructura necesaria para la producción, la logística y el almacenamiento en Estados Unidos y México”, añadió.

ExxonMobil no quiso hacer comentarios y Valero no respondió a una solicitud para hablar del tema.

Vitol negó haber cometido algún delito, dijo que las acusaciones se remontan a un par de años atrás y están relacionadas con importaciones clasificadas por otra empresa con la que trabajaba. (Reporte de Stefanie Eschenbacher. Reporte adicional de Julia Payne en Londres, Erwin Seba y Sabrina Valle en Houston. Editado por Daniel Flynn y Alistair Bell. Traducido por Adriana Barrera).