Tormenta solar podría provocar apagón masivo de internet durante varios meses: investigadora

147

Aunque la NASA ha descartado riesgos de un “apagón masivo” por una tormenta solar, se sabe poco sobre el impacto de estos fenómenos en estructuras como el internet. Una investigadora planteó la posibilidad de un apagón durante varios meses.

Tormentas solares: Planeando para un Apocalipsis del internet es el título de un trabajo académico que Sangeetha Abdu Jyothi presentó en SIGCOMM 2021, un foro dedicado a la discusión de temas en los campos de computación y comunicaciones.

En esta investigación, la doctora Jyothi, profesora adjunta de computación en la Universidad de California-Irvine, busca demostrar que el mundo no está preparado para lidiar con las amenazas que enfrenta la funcionalidad del internet, así como no estuvo preparado para frenar la pandemia de Covid-19.

“Lo que realmente me hizo pensar en esto es que con la pandemia vimos lo poco preparado que estaba el mundo. No había un protocolo para lidiar con eso de manera efectiva, y ocurre lo mismo con la resiliencia del Internet. Nuestra infraestructura no está preparada para un evento solar a gran escala. Tenemos una comprensión muy limitada de cuál sería el alcance del daño”, dijo Abdu Jyothi a WIRED.

Una llamarada solar ocurre cuando el Sol expulsa grandes cantidades de radiación que pueden incidir en el clima espacial. Cuando una llamarada solar es acompañada por una eyección de masa coronal (CME, por su nombre en inglés), con dirección a la Tierra, ésta puede alterar la magnetósfera de nuestro planeta. El resultado es una tormenta geomagnética, también conocida como tormenta solar.

Existen pocos registros del efecto de una tormenta solar en electrónicos, ya que estos fenómenos son muy poco comunes. La tormenta de mayor impacto tuvo lugar en septiembre de 1859, el Evento Carrington, cuando una tormenta geomagnética derribó partes de la nueva red de telégrafos de Estados Unidos, evento que provocó algunos incendios.

En la era del internet, no se ha tenido la oportunidad aún de poner a prueba las capacidades de la infraestructura para resistir una poderosa tormenta geomagnética producida por una CME. La probabilidad de que este fenómeno se manifieste es del 1.6 por ciento al 12 por ciento por década. No obstante, para especialistas como Jyothi, es cuestión de tiempo.

La investigadora se apoya en datos actuales para exhibir la vulnerabilidad de los cables submarinos que transportan información de un continente a otro. También plantea que Norte América tiene un mayor riesgo de un apagón en esta materia en contraste al continente asiático. Jyothi calcula que las pérdidas económicas para Estados Unidos, por un solo día sin internet, serían de 7 mil millones de dólares.

La investigadora explica que la infraestructura de Internet local y regional tendría poco riesgo de sufrir daños, incluso en una tormenta solar masiva, porque la fibra óptica en sí no se ve afectada por Corrientes Geomagnéticamente Inducidas (GIC, por su nombre en inglés).

En cambio, los cables de Internet submarinos están equipados con repetidores a intervalos de aproximadamente 50 a 150 kilómetros, con componentes internos electrónicos que podrían ser susceptibles a ciertas alteraciones de la magnetosfera. Estos dispositivos amplifican la señal óptica, y con suficientes fallas en los repetidores, un cable submarino completo quedaría inservible.