Política al día Express

120

Por Atticuss y Francisco Licona

Tercer Informe de AMLO, entre ‘No me merecen’ y su lista de logros

Tradicionalmente los informes de gobierno de los presidentes han sido una larga
enumeración de los logros presidenciales y AMLO no podía abstraerse de ello.
Finalmente, ni modo que él mismo hiciera una recopilación de los errores y deudas que
aún tiene con el pueblo mexicano, para ello ahí están sus detractores, que dicho sea de
paso, son muchos.
AMLO llegó a la mitad del camino con una mucho mejor aceptación de lo que tuvo
Enrique Peña Nieto en el mismo momento de su gobierno. De acuerdo a las
mediciones de Consulta Mitofsky, el porcentaje de aprobación de AMLO al término de
su tercer año de gobierno es del 57%, mucho mayor al 33% que tuvo Peña Nieto en el
mismo momento… aunque eso, sí, ligeramente menor a los porcentajes de aprobación
que tuvieron Vicente Fox y Felipe Calderón a la mitad de sus sexenios (67% y 62%,
respectivamente).
AMLO destacó que ha cumplido 98 de los 100 compromisos presidenciales que hiciera
al inicio de su mandato, quedándole pendiente sólo resolver el tema de Ayotzinapa y la
descentralización de la administración pública. Hizo hincapié en que se han sentado las
bases para la transformación del país y que lo que ha logrado es fincar una política
moral, en la que “por el bien de todos, primero los pobres”.
Curiosamente, a diferencia de lo que se esperaba, AMLO no remachó el tema de los
conservadores ni los atacó de frente; si acaso destacó que lo que ha logrado ya no lo
podrán deshacer los neoliberales y tecnócratas, como por ejemplo las pensiones a los
adultos mayores y las becas a los jóvenes.
AMLO resaltó siete récords históricos en variables económicas: en las remesas, en la
inversión extranjera, en el incremento salario mínimo, en la no devaluación de la
moneda nacional, en la no contratación de deuda, en el incremento del índice de la
bolsa de valores y en las reservas del Banco de México… todos ellos datos
comprobables.
Y eso sí, no perdió la oportunidad de posicionarse casi como un prohombre al decir que
lo que se ha logrado es histórico y que si en este momento dejara la presidencia, se
podría decir que cumplió con todo lo que prometió.
¿Qué esperaba lector/lectora querida? ¿Esperaba acaso que AMLO diera un viraje y
aceptara lo que aún le duele a la sociedad? No dijo nada de las casi incontables
muertes por COVID-19 en México, mismas que han superado en cientos de miles las
pronosticadas por el gobierno; no comentó nada de los índices de inseguridad,
secuestros y asesinatos, mismos que no han bajado y parecen ir en una espiral
ascendente imparable; nada se dijo de la falta de medicamentos, ni lo inoperante que

ha sido el INSABI; nada se habló de la preocupante militarización del país; entre otros
temas. ¿Para qué? Eso seguramente lo harán sus detractores.
Lo que hoy vemos, eso sí, es un México dividido que vive en el México bonito que
describe AMLO y el México atrasado al que -aseguran sus detractores- AMLO nos
habría llevado (sin considerar, por supuesto, que ya estábamos así).
A mitad del camino AMLO tiene un menor aprobación que Vicente Fox y que Felipe
Calderón, pero ellos mismos en el declive de sus gobiernos cayeron dramáticamente
en la aprobación pública. ¿Le pasará eso a AMLO o mantendrá sus niveles de
aceptación? Como dijera el filósofo de Güemez: en tres años se lo decimos.
Está Usted informado.
www.politicaaldia.com
Síganos en nuestras redes sociales @PoliticaalDia, @AtticussLicona, @frlicona