México superó los 36 mil homicidios en 2020 a pesar del confinamiento

184

Ciudad de México.– México superó ampliamente los 36 mil homicidios a lo largo de 2020, a pesar de que la pandemia de la COVID-19 provocó confinamientos masivos en gran parte del año, de acuerdo con las estadísticas preliminares a nivel nacional que dio a conocer este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las estadísticas revelan que en 2020 se registraron 36 mil 579 homicidios en México. Es decir, una razón de 29 homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel nacional, tasa que es igual a la registrada en 2019. De la cifra total, 32 mil 147 fueron hombres y tres mil 952 fueron mujeres. Los restantes 480 no fueron especificados.

La entidad que más homicidios registró el año pasado, de acuerdo con los datos ofrecidos, fue Guanajuato, con cinco mil 373 casos. Le siguieron Chihuahua, con tres mil 467, y el Estado de México, con tres mil 089.

Por otra parte, Yucatán, Campeche y Baja California Sur fueron las entidades donde menos homicidios fueron registrados, con 72, 76 y 78 casos, respectivamente.

Estas cifras preliminares son ligeramente menores que las de 2019, cuando se registraron 36 mil 661 homicidios, y las de 2018, que sumó 36 mil 685, con lo que se mantiene una “tendencia lateral” por tres años consecutivos, destacó Julio Santaella, presidente del Inegi.

Los datos derivan de la estadística de defunciones registradas, detalló el Instituto, a partir de los registros administrativos de defunciones accidentales y violentas, los cuales son generados por las entidades federativas y que son recopilados mensualmente por el Inegi.

Las fuentes informantes que tuvieron al menos un registro de homicidio corresponden a 362 Oficialías del Registro Civil, 256 Agencias del Ministerio Público y 104 Servicios Médicos Forenses.

A partir de 2015, el Inegi capta información de presuntos homicidios directamente de los Servicios Médicos Forenses por medio de los certificados de defunción que emiten para las muertes accidentales y violentas.

Además, capta datos en las Oficialías del Registro Civil a través de actas y certificados de defunción. Esta información se complementa con la proporcionada por las Agencias del Ministerio Público mediante cuadernos estadísticos.

Los homicidios forman parte de las defunciones accidentales y violentas, cuya clasificación se determina con base en las afecciones y lesiones (causas), la presunción del tipo de defunción y el motivo de la lesión, registrados por el certificante en el certificado de defunción.

Las primeras dos son fundamentales para distinguir entre un presunto homicidio, un presunto accidente o un presunto suicidio, aunque en algunos casos el certificante carece de elementos suficientes para identificar la intencionalidad del hecho ocurrido.