“No hay duda que la Fase 3 por Covid-19 se va a dar”: López-Gatell

162

El gobierno mexicano advirtió que ante la inminente llegada de la Fase 3 del coronavirus COVID-19, lo cual se prevé que ocurra en las próximas semanas, se busca reducir la curva epidemiológica a través de las acciones que contempla la Jornada de Sana Distancia y evitar así que se sature el sistema de salud público.

“(México) ha podido contemplar con todo detalle, con una base técnica y científica el momento de oportunidad y el momento es éste. Por eso la Jornada de Sana Distancia que implica la desmovilización masiva de la población que empezó el 23 de marzo y termina el 19 de abril”, comentó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

“La Fase 3 se va a dar, no hay duda que la Fase 3 se va a dar”: Hugo López-Gatell.

El funcionario federal comentó que lo que se espera de esta Jornada de Sana Distancia no es parar la epidemia de COVID que ha infectado a 413,467 personas a nivel mundial, sino evitar que el número de casos positivos crezcan de forma incontrolable.

“La Fase 3 es de máxima transmisión, es la de mayor casos por día y es la fase donde el riesgo principal es que se sature el sistema nacional de salud, a pesar de la preparación que tenemos y la expansión que hemos hecho con la reorganización de las unidades civiles y las fuerzas armadas a través del Plan DN-III de la Marina”, advirtió.

López-Gatell aclaró que aunque la Fase 3 del COVID-19 se presentará, si se logra instaurar las medidas de la Jornada de Sana Distancia con rigurosidad y disciplina, lo que implicaría que la mayor cantidad de personas se mantengan en casa, ello permitirá que en lugar de que haya una curva epidemiológica inmensa que supere la capacidad de atención del sistema de salud, habrá una de menor tamaño que permita atender a las personas que requieran atención médica.

Conoce más: ¿Qué es la Fase 2 del coronavirus y qué medidas debes tomar?

Comentó que por ejemplo en Italia, los casos de contagios de coronavirus se duplican cada día, por lo que las medidas extremas que se han implementado no tienen un impacto tan significativo como si las hubieran puesto en operación a tiempo, como sí lo está haciendo México.