Expediente 2020

107

Macanas en vez de diálogo

Luis Velázquez

El lunes 10 de febrero fue un día canijo para el gobierno de Veracruz. Unos le llamarían “El Día D”. También, el Waterloo. Quizá, y en un descuido, hasta el Día del Juicio Final.

En Xalapa, por ejemplo, y como nunca antes en los últimos 14 meses y medio, 4 manifestaciones. Además, de los policías antimotines en Isla que contra oaxaqueños y “reporteros acarreados2 (Éric Cisneros) invadiendo Veracruz para armar disturbios, mientras el góber priista, Alejandro Murat, se tomaba la foto en la Ciudad de México con la esposa de AMLO y con la inminente candidata presidencial de MORENA en el año 2024, Claudia Sheiunbaum.

El presidente tabasqueño diría, por ejemplo, que con las 4 manifestaciones en Xalapa, Isla de postre, hubo “mano negra”.

Pero mientras Gadafi, en su nueva misión apostólica descubre “la mano que mece la cuna”, las manifestaciones fueron los siguientes:

Uno. Burócratas del Poder Ejecutivo ante la SEFIPLAN exigiendo plazas prometidas. Una pancarta decía: “Cuitláhuac no cumple”.

Dos. Citricultores de Álamo (viajaron del norte de Veracruz a la capital) ante SEDARPA reclamando apoyos ofrecidos.

Tres. Burócratas del Instituto de Capacitación para el Trabajo, ICATVER, denunciando irregularidades financieras del titular, Miguel Ángel Jácome Domínguez, y caray, en el sexenio de “la honestidad valiente”.

Y cuatro. Los constructores, muchos, muchísimos quebrados, mendigando que los consideren en la obra pública, pues en un 60 por ciento han favorecido a compañías foráneas.

Y en los casos, y cuando el diálogo y la negociación y los acuerdos y la experiencia y habilidad política son derrotados, entonces, ni modo, la Policía Antimotines resulta más eficaz que nunca.

Porfirio Diaz Mori también envió el 7 de enero de 1910 a los policías para pacificar Río Blanco donde los obreros textiles tenían tomada la fábrica.

Y a su compadrito, el góber Luis Mier y Terán le ordenó “matar en caliente” a los 9 jarochos sublevados a su nueva reelección.

CANIJA SOBERBIA MESIÁNICA

El lunes 10 de febrero tiene, entonces, las siguientes lecturas políticas y sociales, entre otras:

1) En efecto, “una mano negra” para desacreditar el gobierno de Veracruz boy scout tan feliz como está con decidir como eje central de su estilo personal de ejercer el poder pintar fachadas de casas de los pobres y sembrar florecitas en los jardines públicos los fines de semana.

2) La insensibilidad de la dinastía marrón y guinda en el trono imperial y faraónico para solucionar los pendientes sociales. Y más, cuando en muchos casos sólo basta la buena voluntad y el diálogo, pero ni hablar, la soberbia mesiánica es canijas.

3) La falta de ejecutividad y la grandeza de Estadistas de los operadores para mirar, como el topo de Carlos Marx, los vientos huracanados de hoy, pero también del futuro inmediato.

4) Una fallida aplicación de la estrategia de Adolfo Ruiz Cortines, con fama pública que dejaba hacer y dejaba pasar para que los problemas solitos envejecieran y resolvieran. En todo caso, la pobreza sociológica y sicológica para detectar el momento en que “la burra se volvió arisca”.

5) Hartos en Xalapa y hartos en Isla con el estilo de gobernar de la dinastía Morenista, de igual manera como quedó comprobado en Soledad Atzompa cuando los vecinos detuvieran, madrearan, lincharan y prendieran fuego a un sexteto de presuntos secuestradores de maestros y en donde y por fortuna, el gobierno de Veracruz fue cauto y prudente y a nadie detuvieron, pues de lo contrario, se les habría armado tremendo zipizape y sublevación.

6) Los pendientes sociales se han agravado por una sola razón, La desidia oficial. La indiferencia y el desdén y la prepotencia y el menosprecio con todo e inconformidad social creciente. Incluso, hasta pudiera escribirse que a los señores del poder de la izquierda… les vale. En todo caso, se volvieron enviados de Dios, infalibles, sobrenaturales, que hacen un favor con saludar a los demás.

7) Peor tantito cuando, y por ejemplo, si los jefes se ocupan y preocupan más por homenajear a Gadafi y pintar fachadas de las casas de los pobres, entonces, caray, los subordinados han de cubrir las deficiencias. Y si el 10 de febrero se registraron 4 manifestaciones en Xalapa, más la efervescencia social en Isla, significa el desdén en su decibel más alto. Nadie delega. Nadie vigila. Nadie da seguimiento a los hechos, sobre todo, a los polvorientos.

8) Tantito peor: significaría que a nadie del gabinete legal y ampliado le interesa, simple y llanamente, porque desde arriba nadie vigila.

9) La fama pública cuenta que don Adolfo Ruiz Cortines tenía varias carpetas en el despacho presidencial, aun cuando quizá también cuando gobernara Veracruz, al fin estilos de ser, reaccionar, operar y actuar. Y en cada carpeta, los expedientes más urgentes y los menos urgentes y los destinados a la misericordia de Dios para que pudieran resolverse por viejos y añejos. Y en el caso del sexenio guinda y marrón, andan y andarían como “El borras”, metidos todavía en el llamado “costo de aprendizaje”.

Por eso y ni duda existe, del cuarteto de resistencias pacíficas el lunes 10 de enero en Xalapa, más el polvoriento caso Isla, y en donde, vaya paradoja, los teóricos y prácticos de MORENA concluyeron que los manifestantes eran de Oaxaca… perturbando la paz pública de MORENA.

Y además, caray, de nuevo la tesis del secretario General de Gobierno que en Veracruz hay narco/reporteros, y, bueno, si así fuera entonces que los denuncie por la vía penal aportando y documentando pruebas.