Expediente 2020

87

Tiro de gracia

Por Luis Velázquez

El diputado local de MORENA, presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, Rubén Ríos Uribe, ha dado el tiro de gracia a los 8 millones de habitantes.

En su bolita de cristal ha vislumbrado que Veracruz tardaría, dijo, unos diez años en pacificarse.

Y lo dijo basado en su experiencia de vida con Uruguay y Ecuador, donde con menos población que Veracruz lograron pacificarse en una década.

Y el tiro de gracia, porque antes, mucho antes, el presidente de la república, AMLO, jefe nato y máximo de MORENA, aseguró que en un semestre se restablecería la tranquilidad y la paz en el territorio jarocho y pasó el semestre y nada de nada.

Y antes, mucho más antes, el góber jarocho de AMLO dijo, primero, que en un año, y luego, se arrepintió y dijo que mejor en dos años.

Ahora, el diputado amplía el período de pacificación a diez años, es decir, en el año 2030, cuando, y de entrada, el góber haya concluido su tiempo institucional en 2024 e incluso, esté finalizando el sexenio del gobernador siguiente.

Claro, “se amarró el dedo antes de la cortada” y dijo, por ejemplo, que por ahora “la tendencia de la violencia es a la baja”, caray, cuando la mitad del país y la otra mitad sabe que Veracruz ocupa el primer lugar nacional en secuestros y feminicidios y también, como están las cosas, en el asesinato de niños, como el caso de María Magdalena, de 11 años, asesinada en Atzalan, todo indica y de acuerdo con los familiares, con el tiro de gracia.

Y lo peor entre lo peor, cometido por elementos policiacos.

La violencia está convertida en el peor mal de la caja de Pandora, el jinete del Apocalipsis más sórdido, siniestro y sombrío, y al mismo tiempo, politizado.

Y politizado, porque cada político tiene su percepción de la realidad.

Es la hora, sin embargo, de regalar un ejemplo de la Biblia al diputado local de MORENA abierto en el capítulo Eclesiastes donde dice que toda persona ha de amarrarse la lengua…, antes, mucho antes de hablar.

LOS NARCOS LLEGARON CON CHIRINOS

Hemos de mirar hacia el pasado inmediato.

En el año 2006, Felipe Calderón Hinojosa envío a los militares a la calle para combatir a los malandros y que repitiera Enrique Peña Nieto.

Entre uno y otro, en doce años, dejaron cuatrocientos mil muertos, y los carteles todavía siguen dominando la nación, estableciendo la agenda pública.

El narcotráfico entró en Veracruz en el sexenio de Patricio Chirinos Calero, Carlos Salinas presidente de la república, y los malandros se fueron adueñando de la entidad federativa con Miguel Alemán, Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte, Miguel Ángel Yunes Linares y Cuitláhuac García.

Es decir, durante los últimos 27 años (veintisiete), los malandros han hecho y deshecho con la vida y los negocios ilícitos (droga, huachicol, prostitución, trata de blancas, migrantes, cobro del llamado derecho de piso, extorsión, secuestros, feminicidios, etcétera) lo que han deseado.

Por eso, resulta inverosímil, primero, y como dijera AMLO que en un semestre pacificaría Veracruz.

Y lo que asegura el góber jarocho de AMLO que en dos años.

Y lo que ahora manifiesta el diputado Rubén Ríos Uribe de diez años para vivir en paz en la fascinante provincia jarocha.

De entrada, el diputado de MORENA se hizo acreedor a un manotazo del jefe máximo.

Y segundo, el gobierno de Veracruz y los morenistas encumbrados unifican criterio o el palabrerío se volverá en contra por tantas “tomaduras de pelo”.

Y es que resulta inverosímil jugar con la conciencia social y vaticinar un tiempo determinado para restablecer el paraíso perdido.

MORENA SE EXPONE A DERROTA ELECTORAL

Ha de recordarse que si en el año 2016, Javier Duarte perdió la gubernatura con su candidato, Héctor Yunes Landa, se debió simple y llanamente, y además del cochinero presupuestal, a la ola de violencia.

Y que si Yunes Linares perdió la gubernatura para su primogénito, además del nepotismo, los vientos huracanados fueron en su contra porque la violencia seguía, imperturbable, con todo y continuar inculpando a Duarte de la inseguridad y la zozobra.

Ahora, y de cara a la elección de presidentes municipales, síndicos y regidores y diputados locales y federales en el año 2021 en Veracruz, los carteles siguen adueñados del día y de la noche y de seguir así, mucho, demasiado se expondrá MORENA a una derrota electoral… por más y más que AMLO multiplique los beneficios de sus programas sociales.

Quizá el dipu de MORENA quiso amarrar titulares en portada de la prensa escrita. Acaso necesitaba insuflarse en la cancha mediática.

Y con su profecía o pronóstico de diez largos, larguísimos años que “tardaría”, dijo, pacificar Veracruz, está en chino y más bien parece una vacilada, quizá declaración banquetera para salir del paso.

Pero de que ha de amarrarse la lengua ni duda cabe, pues ni modo escribir que pecó de ingenuidad.

“No me ayudes, compadre” diría el secretario de Seguridad Pública y también el jefe político del gabinete, el secretario General de Gobierno.