Malecón del Paseo

48

•Barbies políticas

•Mujeres con poder

•Amantes indiscretas

Luis Velázquez

12 de septiembre de 2019

EMBARCADERO: Desde Antonio López de Santa Anna, cada gobernador ha tenido en Veracruz sus barbies… Santa Anna, por ejemplo, tres veces jefe del Poder Ejecutivo, se aburría del poder, nombraba un interino, elegía a una muleta sabrosa y se iba de pueblo en pueblo a apostar a los gallos… Lo dijo aquel: “estoy en la plenitud del pinche poder”… Y la plenitud del poder se entiende a partir de varias cositas, entre ellas, la silla embrujada del palacio, el trono imperial y faraónico, el ejercicio total del presupuesto, un ejército humano a su servicio, y desde luego, barbies a un lado, bien dispuestitas…

ROMPEOLAS: Un solo dato indicativo… Hubo un político encumbrado en Veracruz quien en un sexenio tuvo catorce amantes, todas, claro, barbies… Lo decía Henry Kissinger: “hay mujeres a quienes encanta el ejercicio del poder”… Más, mucho más que un empresario… El industrial, por ejemplo, manda en su negocio, pero el político llega a sentirse dueño absoluto del destino de los demás… Manda, gobierna, se impone, ejerce el poder sobre toda la población…

ASTILLEROS: Algunas barbies reducen su vida a las cuatro paredes del departamento, la casa o la mansión que el político les da… Su orgullo es saberse amadas amantes del político poderoso en turno… Otras, sin embargo, son ambiciosas, y además, buscan cargos públicos, y así combinan la vida… Además, de la garantía del dinero fácil… Una Barbie de un gobernador, por ejemplo, tenía quince tarjetas bancarias a su disposición, siempre con el suficiente dinero para hacer y deshacer, con cargo al erario…

ESCOLLERAS: Unas barbies, por ejemplo, usufructuaron 4, 5, 6 veces cargos públicos en menos de un sexenio en Veracruz… Por ejemplo, directoras de una dependencia, ediles, presidentas municipales y diputadas locales y federales y senadoras, si el tiempo les daba… Otras, unos tres cargos, quizá por falta de tiempo sexenal, o acaso, por algún desvío, traición, deslealtad, ineficacia, infidelidad en el camino… ¡Ah!, pero otras, además de los cargos públicos y el billete fácil, los negocios… Compañías constructoras y guarderías, por ejemplo, en todo caso, empresas fantasmas para abastecer de servicios públicos al gobierno del estado o municipal…

PLAZOLETA: Unas barbies llegaron al trono luego de un camino recorrido… Otras, bastó un reinado de belleza, incluso, la flor más bella del ejido, reina de un carnaval, reyna de las fiestas patrias, reina de la universidad… La belleza física es suficiente, y, claro, la amplia disponibilidad para todo y con todo… Un político lo decía así: “Como gobernador me volví sexy”… Otro, lo expresa de la siguiente manera: “Apenas me volví alcalde las mujeres me sobraban”… Una Barbie, famosa por cierto, Irma Serrano, “La tigresa”, llevaba serenata al presidente Gustavo Díaz Ordaz en su cumpleaños y otra Barbie, más famosa, Marilyn Monroe, cantó las mañanitas en una cena nocturna y ante cientos de invitados al presidente John F. Kennedy… En contraparte, una Barbie, Mónica Lewinsky, casi tumba de la Casa Blanca a Bill Clinton…

PALMERAS: Por eso, los intrigantes, envidiosos y quisquillosos cuentan que en el sexenio de MORENA, las barbies también mandan… Caray, lo peor de la vida pública es que un político en turno esté incapacitado para vivir un amorío a plenitud porque nadie lo deja en paz, cuando las amadas amantes son la estirpe más antigua de la historia… Y por eso mismo, hasta guerras han desatado en la pasión desenfrenada por un amor ilícito y prohibido… La historia demuestra, sin embargo, que en ocasiones para los políticos las neuronas están en las partes genitales en vez del cerebro…