Barandal

78

•Medallas de oro

•Primer lugar en feminicidios

•Primer lugar en infanticidios

Luis Velázquez

13 de julio de 2019

ESCALERAS: Gracias a MORENA en el palacio de Xalapa, Veracruz ha logrado dos medallitas de oro en el ranking nacional. Una, primer lugar en feminicidios. 133 mujeres asesinadas. La segunda, primer lugar en secuestros. Casi doscientos. Habría quizá una tercera. Primer lugar en infanticidios. 43 al momento, la mayoría de 17 años de edad.

El gobierno estatal, en su peor nadir. “Haiga sido como haiga sido”. Y aun cuando la senadora Gloria Sánchez “se rasga las vestiduras” en contra del Fiscal, que su tarea tiene, ¡pobrecita, pareciera que ya perdió el control neurológico!

Hay una matanza de mujeres desorbitada. Más de cien hogares enlutados, ene número de niños huérfanos, esposos viudos, quizá padres seniles a la deriva social que habrían quedado, nunca en la historia local tantas mujeres asesinadas.

PASAMANOS: De acuerdo con el documento “Incidencia Delictiva sobre Violencia contra las Mujeres”, Veracruz aporta 15 municipios al ranking de los cien municipios con mayores casos de feminicidios (Notiver, SPI, 7 de julio).

Incluso, la numeralia de la muerte resulta escalofriante. Por ejemplo:

De los meses de enero a mayo del año que corre, 76 feminicidios en Veracruz. La Ciudad de México, con 38. Puebla, 25. Y los estados de Chihuahua y Nuevo, cada uno, con 22 mujeres criminalizadas.

Y si vamos a los delitos por cada cien mil habitantes, Veracruz sigue manteniendo el liderazgo. Luego, Sonora. Luego, Morenos.

CORREDORES: Hechos insólitos, tanto, que parecen irreales:

La Ciudad de México, segundo lugar nacional en feminicidios, ocupa el segundo lugar mientras Veracruz el primero.

Pero en la Ciudad de México, la metrópoli más grande del mundo, viven 22 millones de personas y en Veracruz solo 8 millones y cachito.

La distancia poblacional resulta, entonces, insólita. Kilométrica. Indicativa y significativa.

Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno del DF, la favorita de AMLO para la sucesión presidencial en el año 2024, ejerciendo el poder con mejor estrategia que su homólogo de Veracruz para garantizar la seguridad para las mujeres.

Incluso, Puebla, gobierno priista, con 25 feminicidios, y Chihuahua, gobierno panista, y Nuevo León, gobierno independiente, están por debajo de Veracruz.

Sin entrar en polémica y menos levantar la mano contra nadie, pero, caray, los números desdicen la eficacia y la ineficiencia en la política de seguridad en el tiempo de la izquierda gobernando desde el palacio de Xalapa.

BALCONES: Todavía peor:

En el estado de México con el priista Eruviel Ávila, senador de la república ahora, la entidad federativa ocupó el primer lugar nacional en feminicidios.

El reportero y escritor, Humberto Padgett, publicó, incluso, un libro muy bien documentados los casos.

Ahora, en la última investigación, el estado de México por ningún lado aparece.

Desde luego, la gente de MORENA diría que el gobierno priista del estado de México habría “mecido la cuna” para que la excluyeran de la lista fatídica.

Pero, bueno, mientras “cae la última pelota”, el góber de AMLO en Veracruz en el peor descrédito.

PASILLOS: Nadie, claro, pensaría que en el palacio de Xalapa el Club de Tobi ejerce el poder y odian a las mujeres.

Y por eso, con la Fiscalía a un lado, la inseguridad y la impunidad dando pie a los malandros (delincuencia organizada y común juntas) para quitar la vida a las mujeres y llegar a casos extremos, como aquellas que secuestradas fueron desaparecidas, ultrajadas, asesinadas, cercenadas y decapitadas.

Sería también una aberración pensar que los feminicidios les vale y “dejar hacer y dejan pasar”.

Simple y llanamente significa que han sido rebasados. Que las circunstancias los tienen paralizados. Que por más y más estrategias y empeños, no pueden. Que han utilizado técnicas erróneas.

Habría, entonces, de solicitar a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México y a los gobernadores de Puebla, Chihuahua y Nuevo León unas clasecitas, un cursito de entrenamiento, para dar resultados.

Y es que entre más feminicidios y en la impunidad, más los carteles y cartelitos y asociados “crecen al castigo”, y Veracruz seguirá chorreando sangre femenina.

VENTANAS: Igual, y por desgracia, andamos en los infanticidios. Igual en los secuestros.

Insólito: está claro que 7 meses y medio después, el secretario de Seguridad Pública ha desencantado y todavía así el góber lo mantiene.

La primera explicación, aunque suene absurdo, es, sería que poderoso padrino o madrino tendrá Hugo Gutiérrez Maldonado.

Y por eso mismo, digamos, inamovible.

Y aun cuando desde el aparato oficial pretenden levantar la fe, la esperanza y las expectativas con la Guardia Nacional, al paso que vamos nadie ha de esperar un milagro, además de que cuesta enorme trabajo creer en los milagros.

Y más, cuando en la era de la izquierda, Veracruz se mantiene en el ranking nacional de la muerte violenta del crimen de mujeres.