Escenarios

95

•Prodigioso invento

•Internet deslumbra

•El cazador cibernético

Luis Velázquez

22 de agosto de 2018

UNO. Invento prodigioso

Antes, mucho antes se creía que el invento más prodigioso del mundo no eran el teléfono ni la radio, sino la tortilladora que solía echar tortillas más sabrosas que las echadas a mano y que en un dos por tres acabó con la tradición histórica del molino de nixtamal.

Un tiempo se creyó que otro invento deslumbrante era la televisión y más, mucho más, cuando de pronto, en la madrugada comenzaron a pasar películas pornográficas con mujeres que parecían ángeles de Dios, pero atrapadas en el pecado.

Entonces, llegó el celular y después del Internet y las redes sociales, el periscope, los twitters y los facebooks, y los medios tradicionales, desde los periódicos hasta los noticieros de radio y televisión, han ido quedando desplazados.

Pero quizá lo que más asombrado al mundo son los tuitazos, más que tipo Donald Trump quien inicia cada día apretando el botón nuclear contra sus enemigos y adversarios y una que otra actriz porno con las que tuvo aventuras románticas en otro tiempo, los tuitazos entre los amigos.

El otro día, un par de amigos comenzaron a decirse cositas en correítos de menos de 40 palabras y poco a poco se fueron sulfurando hasta que de plano, uno de ellos marcó el celular y le dijo:

–Dime dónde nos vemos para partirnos la madre

Todo indica, entonces, que el celular y el Internet y sus anexos y conexos y similares están fallando en la comunicación humana, pues nada más efectivo que retarse a un duelo de guamazos como en el siglo pasado en que se hacía con pistola.

Habría de recordar, por ejemplo, que el escritor Alejandro Puskhin murió a los 33 años de edad en un duelo a balazos con un militar a quien le había bajado la esposa.

DOS. El Internet deslumbra

Con todo, el Internet sigue deslumbrando.

Por ejemplo, la actriz Salma Hayek, triunfadora en Estados Unidos y Europa, donde la llaman “Madame Pinault”, dice que ella mantiene el fuego en su relación matrimonial con uno de los 9

hombres más ricos de Francia, enviándole encendidos y apasionados y fogosos tuiters todos los días en la mañana, la tarde y la noche cuando están separados, cada quien en su chamba.

El Fiscal Jorge Wínckler, por ejemplo, tan proclive a publicitar sus gustos y preferencias en las redes sociales y de anunciar en tuiters y facebook y whatsaap las acciones oficiales, bloqueó el otro día a un reportero.

Y el reportero se encendió tanto que lo demandó ante el Santo Tribunal, angustiado y desesperado de perder la noticia, y solo descansó cuando el IVAI ordenó al Fiscal su reinstalación como uno de los contactos.

¡Ah!, pero los tuiters de las personas incómodas e indeseables también se exponen a ser embargados por el servicio de espionaje de uno que otro político con piel sensible y “mecha corta” para utilizarlos en un momento determinado y necesario, digamos, en nombre del Estado.

TRES. El cazador cibernético

El Internet también ha servido para descubrir, digamos, cosas maravillosas y sorprendentes.

La semana anterior, por ejemplo, un cazador cibernético navegando por los sietes mares y el sistema planetario se topó con el facebook de una modelo de unos treinta años en poses soberbias y descomunales y cuando las identificó las trepó en sus redes sociales y al ratito era el reality-show del momento.

Se trataba de las fotos de la novia de Cuitláhuac García Jiménez, quien a los 50 años de edad andaba por la vida, todo indicaba, sin una novia, una pareja, y ahora, cuando ya es gobernador electo, las mujeres, parece, están llamando a su puerta.

Pero hace como unos tres meses, el presidente del CDE del PAN, Pepe Mancha, lanzó a su esposita de candidata pluri a diputada local, es decir, sin hacer campaña, sin gastar un solo centavo y sin exponerse a una derrota, pues fue en uno de los primeros lugares y estaba ultra contra súper amarrada.

Entonces, otro cibernauta descubrió que la esposa del dirigente panista se la pasaba en viajes por el mundo de acuerdo con su whatsaap donde alardea, o alardeaba, de que gracias al cargo partidista del marido, ha dejado atrás la aldea tuxpeña y ahora la conocen en los cinco continentes.

Tales ejercicios bien podrían, claro, llamarse democráticos gracias al Internet para seguir ungido como el invento científico más fregón en la historia del mundo.

CUATRO. Madero, el espiritista

Unos amigos son adoradores del Internet como del becerro de oro los paganos.

Y se quieren tanto que cada rato se pelean por el tuiter.

Y sus peleas más encendidas y sabrosas son cuando cada uno defiende a sus amigos políticos, y más si son mujeres, pues antes, mucho antes, la defensa apasionada era en las columnas, y ahora, y a tono con el mundo de hoy es a través de los whatsaaps.

Y, claro, como cada vez los decibeles aumentan como si tocaran los tambores de guerra, nada bueno se espera.

Por lo pronto, sabrá el viejito del pueblo las nuevas maravillas por venir, pero el invento científico en puerta quizá sea, en efecto, los viajes de luna de miel al sistema planetario, y/o como ya está ocurriendo en Estados Unidos, la más fascinante aventura de irse a vivir a Marte, pues como dicen los marinos, “en la tierra ya no se puede vivir” con tanta violencia.

En todo caso, y sin necesidad del show, Francisco Ignacio Madero, uno de los héroes de AMLO, solía comunicarse con Benito Juárez, el otro héroe del tabasqueño, a través de los médiums en sesiones nocturnas donde Juárez se convirtió en su coordinador de la campaña presidencial y le iba marcando los pasos para derrocar a Porfirio Díaz.

Y es que, bueno, salvo Madero hablando con Juárez, quien había muerto 28 años antes, ningún otro mortal ha tenido el privilegio de hablar con sus familiares, héroes y dioses terrenales fallecidos.