Expediente 2016: Unámonos contra ley anti-aborto

329

Por: Luis Velázquez

LUCHA SOLITARIA DE UNA DIPUTADA

La diputada local, Mónica Robles Barajas, va en serio en su lucha contra la ley anti-aborto.

Primero, fue la única en subir a la tribuna para oponerse a la iniciativa de ley de Javier Duarte.

Y, de paso, enfrentar al arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, a quien la iglesia en Veracruz debe la oposición al aborto.

Incluso, igual como ocurrió con el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, la legisladora estaría desafiando que la élite eclesiástica la amenace con la excomunión.

Es más, y de acuerdo con la reportera Sandra Segura de Notiver, habría discutido de manera acalorada con el cacique magisterial y pastor legislativo, Juan Nicolás Callejas Arroyo, por una publicación en los periódicos propiedad familiar donde entrevistaban a activistas de los derechos de las mujeres, opositoras todas ellas a la ley anti-aborto.

Más aún: la diputada ha convocado a sus colegas y a los presidentes municipales que en la segunda ronda parlamentaria sobre la dichosa ley se expresen en contra, porque satanizar a la mujer con 40 a 50 años de cárcel por abortar, pues se trata de un delito de lesa humanidad.

Aún más: ella ha enviado cartas a los representantes en México de la ONU (el Alto Comisionado, Jesús Peña Palacios; la titular dela Oficina de Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres, Ana Güemes, y el Oficial del Fondo de Población, Javier Domínguez) para hacerse solidarios con esta causa que aspira a descarrilar la ley anti-aborto.

Más aún: la diputada está provocando la iracundia de Duarte, con todos los riesgos que significa, incluso, hasta que de paso le abran un viejo expediente a su esposo, Iván Hillman Chapoy, delegado federal de Conagua, en su paso como presidente municipal de Coatzacoalcos, de igual manera, como por ejemplo, desde el duartismo han lanzado un calambre a Gerardo Buganza Salmerón en su paso por la SIOP con la rendición de cuentas de 14 millones 531 mil pesos que dejó sin comprobar en los Juegos Centroamericanos.

VIVIR DE PIE Y LUCHANDO

La lucha de la diputada por el distrito de Coatzacoalcos resulta significativa porque es la única de sus 49 colegas parlamentarios que ha levantado la voz en contra de la iniciativa duartista.

Más, si se considera, por ejemplo, que la diputada Marcela Aguilera Landeta, exaguerrida y combativa luchadora social en tiempo de Margarito Montes Parra, líder fundador de la UGOCEP, inventó un viajecito a Estados Unidos para ausentarse.

Más todavía si se recuerda que en la LXIII Legislatura hay 13 diputadas y ninguna se ha unido a la defensa legítima que de los derechos humanos de la población femenina en Veracruz (más del 55 por ciento de los 8 millones de habitantes) está aplicando Robles Barajas.

Y más porque la lucha se está dando en la víspera de la llegada del Papa Francisco a México, donde la fe católica y la adoración de la Virgencita de Guadalupe y Juan Diego será refrendada en un país que cada vez pierde más feligresía católica.

Todos los demonios políticos priistas y panistas están desatados, pues de los 50 diputados locales 43 votaron a favor de la ley anti-aborto.

No obstante, la también empresaria periodística, quien fue alumna de Pedro Aspe Armella, el gurú financiero de Luis  Videgaray y Enrique Peña Nieto en el ITAM, tiene atrás la simpatía de todas las ONG y colectivos y de todas las mujeres que han reclamado su legítimo derecho a disponer de su vida, de su destino y de su cuerpo en tales casos.

Más aún, cuando Veracruz ocupa uno de los primeros lugares nacionales tanto en adolescentes embarazadas como en abortos clandestinos, con grave incidencia mortal.

Y, bueno, si la diputada ya abrazó la causa porque así está convencida, más, mucho más confortable resulta la tranquilidad de su conciencia, sus principios y sus valores, que todas las intimidaciones oficiales del mundo.

Más vale vivir un minuto de pie, con dignidad y entereza, que toda la vida de rodillas.

FRACASO DEL DIF EN VERACRUZ

Está claro: la ley anti-aborto va caminando porque Javier Duarte ha cedido a las presiones de la cúpula eclesiástica, que otra cosita es la feligresía, la que en muchos casos, nadie lo duda, estaría a favor, pero de igual manera, otra parte en contra, porque, incluso, en la familia habrá tenido tales experiencias.

Además, la ley expresa otra realidad avasallante: el gran fracaso del gobierno (DIF, secretarías de Salud, Educación y Desarrollo Social, entre otras) en la educación sexual a la población para evitar los embarazos indeseados.

Por ejemplo, con todo y que una familia rece todos los días el rosario y todos los días, igual que Gerardo Buganza, confiese y comulgue, las hijas salen embarazadas y habrán enfrentado el mundo del aborto.

Y ni modo que con la ley anti-aborto, la tendencia disminuya por milagro divino.

Ante el fracaso de la terapia social y las campañas oficiales y el diálogo con los hijos, al duartismo aliado con la cúpula eclesiástica se le hace fácil la orden a los diputados comandados por Callejas Arroyo para aprobar fast track la ley anti-aborto.

Es hora de que Mónica Robles Barajas llame a la sublevación popular que tendrá respuesta social inusitada, y más por tantos feminicidios impunes, más el rechazo oficial a la Alerta de Género, más el incalculable número de mujeres secuestradas, desaparecidas, ultrajadas, tiradas en la vía pública y sepultadas en fosas clandestinas.