Barandal

420

Por: Luis Velázquez

•Un yunista con Buganza

•Candidato a curul por Tuxpan

•Posible espía de Héctor Yunes

UN NIÑO PÍPILA EN CAMPAÑA

PASAMANOS: Gerardo Buganza, candidato independiente de Javier Duarte a gobernador, registró, digamos, a sus candidatos ciudadanos a diputados locales.

Y en la lista hay un joven político, hijo de un político bajo sospecha de nombre Crisóforo Hernández Cerecedo, Crisóforo Hernández Gil, registrado por el distrito de Tuxpan.

Crisóforo padre es priista. Fue diputado local y presidente municipal de Tuxpan. Y es amigo entrañable, hermano de triple raya, alter ego, de Héctor Yunes Landa, virtual candidato priista al trono imperial y faraónico.

Todavía hará unos meses, en el semestre anterior, predicaba en el norte de Veracruz la buena nueva para Veracruz si Héctor era nominado y ganaba en las urnas.

Por eso sorprende el nombre de su hijo en la lista de los bugancistas, aun cuando también podría objetarse que la familia en Veracruz, como en el resto del país, vive la pluralidad.

Así, pudieran establecerse algunas hipótesis:

Una. Crisóforo padre se decepcionó de Héctor Yunes y cobijó a su hijo con Buganza.

Dos. El hijo fue enviado con Buganza como un Narciso Mendoza, un Niño Pípila, de Héctor. Es decir, un espía… por si las dudas Buga levantara en la campaña electoral, y por tanto, con un infiltrado en su equipo, conocer su estrategia para al mismo tiempo reproducirla, pero más aún, para descarrilarlo.

Tres. Crisóforo hijo fue cobijado por Buganza como parte de un pacto, un acuerdo, con Héctor, jugando como independiente, pero tendiendo un puente… por si las dudas pierde.

Cuatro. Crisóforo es incongruente consigo mismo y juega en doble carril. Está con Héctor, pero también, con Buganza, para amarrarse. El hijo a la curul y el padre, digamos, al gabinete hectorizado.

Cinco. Crisóforo sigue con Héctor, pero como Héctor lo habría dejado fuera de la posibilidad de la curul local, entonces, reparte su lealtad, su corazón y sus neuronas con Héctor y Buganza.

Seis. Crisóforo es economista. Javier Duarte, doctor en Economía. Podría ser que Crisóforo hijo está en la lista de Buganza como parte de un acuerdo Duarte, Héctor y Buganza, pues en todo caso, un objetivo de la candidatura independiente de Buga es restar votos a Miguel Ángel Yunes Linares.

Sea como sea, y si es cierto que la mujer del César ha de serlo, pero también parecerlo, entonces, el simple hecho de aparecer en la lista de Buga expresa que Crisóforo habría dado un bandazo.

Se decepcionó de Héctor y/o Héctor lo descobijó y se lanzó a los brazos del primero que pasaba por Tuxpan, que ha sido Buganza.

EN VEZ DE JUGAR CON BUGA JUGAR CON DANTE DELGADO

BALAUSTRADAS: Nadie dudaría de que Crisóforo Hernández Cerecedo trae los mismos genes de sublevación crónica que Buga.

Por ejemplo, cuando el PRI nombró candidato a la alcaldía a Pericles Namorado Urritia, Crisóforo se levantó en armas, organizó marchas en el pueblo y con sus tribus hasta tomó el puente que lleva a Santiago de la Peña, de donde Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara partieran en el barco Gramma a Cuba.

Años después, fue premiado por el tricolor con la diputación local y después con la presidencia municipal, donde hacia el final del trienio solía exclamar con orgullo que había dejado de ser alcalde, pero en automático había dejado de ser pobre.

Y, desde entonces, ningún otro golpe en política, tiempo aquel de Dante Delgado Rannauro como gobernador, 1988/1992.

Ahora, el hijo, candidato de Buganza, ¡qué orgullo!

Y más porque de la apretada lista de los candidatos de Buga a la LXIV Legislatura, pudiera observarse que Crisóforo tiene mayor peso político.

Y, bueno, si Crisóforo alcanzó “la plenitud del pinche poder” con su amigo de entonces, Dante Delgado, caray, con Armando Méndez de la Luz de candidato del Movimiento Ciudadano a la gubernatura, más lograría.

Bien dice Pierre Chaunu, 1923/2009, historiador e hispanista francés: la mejor forma de conocer a un político es observarlo en tiempo de crisis.

Muy desesperado ha de estar el tuxpeño con tantos años en la RENATA.

GASTO MILLONARIO ¿CON CARGO AL ERARIO?

ESCALERAS: El cuarteto de diputados federales (Jorge Carvallo, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva) nunca levantaron expectativas para la candidatura priista a gobernador.

Pero en contraparte, habrían gastado equis monto millonario, con cargo, de manera presumible, al erario, reproduciendo el antecedente del gasto millonario de las priistas Ana Guadalupe Ingram Vallines y Carolina Gudiño Corro soñando con la curul federal.

Y de José Ricardo Ruiz Carmona cuando soñaba con la candidatura priista a la alcaldía jarocha.

Y de Oliver Aguilar Yunes cuando soñaba con las diputaciones local y federal.

Dinero público, pues, tirado al vacío y que, además, nunca les importó porque simple y llanamente, era con cargo a la Secretaría de Finanzas y Planeación, que es lo mismo que referir con cargo al contribuyente.

Ahora necesitaría sumarse el gasto que Gerardo Buganza ha de llevar, también, hipótesis única, con cargo al erario, cuando, además, ha decepcionado a la población electoral, mejor dicho, a Javier Duarte, con sus candidatos a diputados locales.

Millones de pesos se han ido en el duartismo por las cañerías electorales dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica.

Y lo peor, nada pasa, pues Duarte gobierna y ejerce el poder como si fuera el capataz de una hacienda porfirista…, que en nada, por cierto, se parece a la hacienda de don Francisco I. Madero, donde los peones eran tratados con dignidad humana