Expediente 2015

388

Dante, candidato

Luis Velázquez

Luego de su triunfo electoral en Jalisco, donde con el Movimiento Ciudadano, MC, ganara la mayoría de presidencias municipales y diputaciones camino a la gubernatura, Dante Delgado Rannauro alista maletas para lanzar una vez más su candidatura a la silla embrujada del señor Javier Duarte.

Pero, además, seguro de sí mismo y de su partido, y confiando en la población electoral, aquel Veracruz cuando sin el Impuesto del 3 por ciento a la Nómina, realizó la más importante obra pública de que se tenga memoria, ha anunciado que con su partido irán solos a las urnas.

Es decir, igual que Morena de Andrés Manuel López Obrador, sin alianzas electorales con otros partidos, y menos, mucho menos, cuando de por medio, y como él mismo dice, el PRI y el PAN son lo mismo.

El líder estatal en Veracruz, Armando Méndez de la Luz, ha levantado la mano como posible nominado, pero en realidad, y por ahora, se trata de un elemento distractor. El candidato será Dante, uno de los pocos, excepcionales, políticos de Veracruz y de México, que luego de su estadía en el penal de Pacho Viejo, supo reinventarse.

Todavía más, trascender más allá de Patricio Chirinos Calero, confinado en su vida privada, en la más profundad soledad política, en tanto Ernesto Zedillo, el presidente que ordenara su encarcelamiento, necesitó vivir en el extranjero luego de tanto rechazo popular sembrado en su sexenio.

Dante, pues, luego de haberse desempeñado cuatro años como gobernador sucesor de Fernando Gutiérrez Barrios, senador de la república, diputado federal, fallido candidato al Poder Ejecutivo local, está listo para sonar de nuevo los tambores de guerra.

La experiencia, ahora cuando vive a plenitud la madurez política, social y humana, y más aún, luego de experimentar la traición de varios de los suyos a quienes les entregó todo; pero como se volvieron tan inescrupulosos y todo lo querían, reprodujeron la historia de Judas.

DANTE CONTRA JAVIER DUARTE

Dante y/o Armando Méndez de la Luz serán el candidato del MC a la gubernatura y su discurso será crítico ante la realidad duartista de Veracruz.

Incluso, el sábado 17 de octubre, cuando estuvo en Jalapa para recordar a su amigo José Luis Lobato Campos, QEPD, habló de la gubernatura achicada a dos años.

“Es una vacilada un gobierno de dos años. Solamente una mente pequeña se atreve a proponer a la sociedad una elección de dos años, cuando le sale igual de cara una de cinco o seis años.

Es una estupidez. Pero no crean que es la única. A lo mejor es la coronita de la estupidez que ha caracterizado” el duartismo.

El fuego enemigo, sin rodeos. Derechito a las neuronas, el corazón y el hígado de la generación política en el poder sexenal.

Y más porque a estas alturas la gubernatura de dos años es una realidad y todavía sigue despertando la crítica furibunda.

Peor tantito si se considera que Dante Delgado declarara que una campaña electoral para gobernador significa un gasto de unos dos mil millones de pesos, mil millones en el escritorio y mil millones en las cañerías para las negociaciones, acuerdos y pactos en lo oscurito.

Y, bueno, serán dos mil millones cargados a la secretaría de Finanzas y Planeación en la cancha duartista con el candidato priista, en tanto del otro lado, quizá la inversión electoral sea menos, porque la oposición carece de una SEFIPLAN que los subsidie.

Lo peor es que en el año 2018, de nuevo se efectuará otra campaña electoral a gobernador, todo porque así lo dispuso Javier Duarte, asesorado por su gurú y tlatoani, Fidel Herrera, quizá, acaso, como una estrategia para que ellos la pudieran operar ante el descarrilamiento de los suyos para contender con altura en la contienda interna, pues todos ellos (Jorge Carvallo junior, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva) están perdidos.

VERACRUZ SERÁ ESTREMECIDO

Si el MC quiere ser competitivo en las urnas para gobernador, entonces, Dante Delgado será el candidato.

Pero, además, y desde ahora, necesitará remover el alma ciudadana para que pudiera dar unas dos vueltas a Veracruz y resucitar las antiguas relaciones que tantas expectativas despertara en su cuatrienio cuando lanzó el más ambicioso programa de obra social denominado Solidaridad, a tono con el Salinismo.

Y más porque concitó la participación social de los vecinos como nunca antes en la historia local, llevando el trabajo de las Juntas de Mejoras Materiales a la plenitud.

Claro, nadie dudaría que en el camino y según las circunstancias, si el senador Héctor Yunes Landa sufriera un desaguisado, el Movimiento Ciudadano lo arroparía para lanzarlo como su abanderado, dada la amistad fuera de serie con Dante.

Ya se verá, entonces, pero con Dante en campaña, removiendo las entrañas electorales de Veracruz, bien pudiera estremecerse el Veracruz priista.

Lo ha dicho el senador Pepe Yunes de la siguiente manera: el hecho de ser candidato del PRI en ningún momento garantiza el triunfo en las urnas.