Expediente 2015

281

Comisiones legislativas

Luis Velázquez

Todo indica que el duartismo es acorralado desde Los Pinos por el gobierno central de Enrique Peña Nieto, con quien la presidencia imperial y faraónica regresara desde hace ratito.

Por ejemplo, el gobierno de Veracruz con los 21 diputados federales priistas, se convirtió en la segunda fuerza legislativa en el Congreso de la Unión, luego del estado de México, del presidenciable Eruviel Ávila, con 39 legisladores federales.

Y no obstante, en el reparto de las presidencias de las Comisiones en el Congreso de la Unión, el Veracruz priista quedó sin hacha, calabaza y miel.

Por ejemplo, a un solo duartista, Alberto Silva Ramos, “El cisne” que mudó, según él, en “Pavo real” y terminó en un simple totol de rancho, quedó con la presidencia de la Comisión de Población que en el lenguaje político significa algo así como la Comisión de Asuntos Espaciales para explorar si Marte tiene agua.

Tal cual y siguiendo la onda del “Día de pesca dominical” con la cañita de pescar regalada en su cumple 57 al senador Héctor Yunes Landa, entonces, a Silva Ramos le tocó, digamos, un chucumite de pescado, por chiquito y feo, mientras, digamos, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, presidente de la Comisión de Seguridad, pescó un huachinango, un robalo, un merlín, vaya.

Más todavía: en el lado del PVEM, ninguna presidencia tocó a Javier Herrera Borunda, el hijo del fogoso, con todo y que se ha adueñado de las neuronas, el corazón y el hígado del góber de Chiapas, el también presidenciable, que se cree, Manuel Velasco.

Así, podría decirse que el junior de Nopaltepec tiró la atarraya al mar y la sacó vacía.

Vacía también la sacaron todos y cada uno de los diputados federales de Veracruz, aun cuando el llamado “hijo más ruin que he tenido”, Jorge Alejandro Carvallo Delfín, alias “El naricitas”, dice que todos ellos quedaron con una comisión, aunque sea de secretarios y vocales.

Claro, claro, claro.

La ley escrita y no escrita es que los 500 diputados federales (y también en los Congreso locales) han de pertenecer a una comisión para que además de levantar el dedo en las sesiones parlamentarias justifiquen su dieta mensual.

En el día de pesca… legislativa, les fue mal a los señores diputados federales.

Ni hablar, ahora como en sus buenos tiempos en la facultad de Leyes de la UV, Érick Lagos tendrá que vender (polvo de) queso a sus 499 colegas de la nación en el Congreso federal… para, digamos, resarcirse.

OTRA COMISIÓN DE ASUNTOS ESPACIALES

Los priistas fieles dirán que Osvaldo Cházaro Montalvo quedó con la presidencia de la Comisión de Ganadera.

¡Ah! pero Cházaro nunca ha traído el sello duartista.

Además, se ha formado en México en el liderazgo nacional.

Y tiene vasos comunicantes con el peñismo a través de SAGARPA.

Es, pues, harina de otro costal.

Claro, el expriista, expanista, exyunista y gran fundador ideológico y práctico del PES, Partido Encuentro Social, en Veracruz, Gonzalo Guízar Valladares, famoso en la comarca sureña por su gran visión fenicia, quedó con la Comisión de Asuntos Migratorios, cuando por regla general el encono en contra de los ilegales ha llegado a lo siguiente:

Primero, la diatriba en contra del sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, director del albergue “Hermanos en el camino”, a quien lanzaron en contra hasta a los evangélicos con el látigo de Jesús de Nazareth en la mano.

Segundo, la diputada federal del profe y cacique magisterial, Juan Nicolás Callejas Arroyo, su maestra de kínder, con sede en Coatzacoalcos, quien declarara que los migrantes hombres son unos ladrones y las migrantes mujeres unas putas.

Y tercero, un Veracruz convertido “en el cementerio de migrantes más grande y extenso del país”.

Así, Guízar Valladares, quien nunca, jamás, se ha caracterizado por su voluntad democrática hacia los migrantes, ni de América Central ni tampoco de Veracruz, estado productor de indocumentados a la frontera norte y Estados Unidos, quedó con otra Comisión de Asuntos Espaciales, igual que la Comisioncita de Población para “El totol”.

SÓLO CAPTURARON UNOS CHUCUMITES

“El día de pesca”… legislativa, que así se llama el segundo reality show del regalito de la caña de pescar, le fue mal al Veracruz tricolor.

Por ejemplo:

El nombramiento de Yunes Linares como presidente de la Comisión de Seguridad y del senador Fernando Yunes Márquez como presidente de la Comisión de Justicia.

Tal cual, el par de designaciones pasó, de manera invariable, más que por el CEN del PAN de Ricardo Anaya, por el gabinete político del peñismo y Los Pinos.

En ningún momento las promociones se dieron a un simple cabildeo en el Congreso federal ni tampoco por un ejercicio democrático entre panistas.

El líder nacional del PAN lo aprobó y se lo palomearon en Los Pinos.

Y por tanto, el hecho lleva chanfle cuando la fuerza de la bancada jarocha en el Congreso de la Unión solo alcanzó para Comisiones Espaciales.

Es más, con tales barajitas de los Yunes azules desaforar al presidente municipal de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, significaría un kamikaze para el duartismo, pues en automático repercutiría en el altiplano.

Los duartistas fueron de pesca y solo capturaron unos chucumites, por chiquitos y feos.