Bandera de EEUU ondea en Cuba despues de 50 años

497

La Habana, Cuba.

La bandera estadounidense comenzó a ondear en su nueva embajada en La Habana tras una histórica ceremonia encabezada por el secretario de Estado John Kerry.

Al son de los tambores, tres soldados izaron la enseña patria estadounidense a un asta ubicada frente a la sede diplomática en medio de aplausos y vivas de los asistentes.

La nueva embajada estadounidense es un edificio vidriado de siete pisos ubicado frente al Malecón de La Habana.

“Sabemos que el camino para unas buenas relaciones es largo”, dijo Kerry en español. “No hay nada que temer”.

Kerry arribó el viernes a Cuba para encabezar la ceremonia tras medio siglo de ruptura diplomática.

Decenas de invitados especiales y centenares de cubanos fueron testigos del momento que simbolizó el relanzamiento de las relaciones diplomáticas. Una ceremonia similar tuvo lugar el 20 de julio en Washington con la sede isleña.

Con esta doble ceremonia se relanzan las relaciones diplomáticas bilaterales después del triunfo de la revolución cubana de 1959.

“Estamos convencidos de que lo mejor para servir al pueblo cubano sería una auténtica democracia, donde la gente es libre de elegir sus líderes, expresar sus ideas, profesar su fe”, dijo Kerry. “Corresponde a los cubanos forjar el futuro de Cuba”, agregó el funcionario al destacar que la vieja política de aislamiento no dio resultados.

John Kerry, jefe de la diplomacia estadounidense viajó con una delegación integrada entre otros por su negociadora con las autoridades cubanas, la secretaria adjunta Roberta Jacobson, y senadores como Jeff Flake, Patrick Leahy y Barbara Boxer.

Por la parte cubana estuvo la directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, contraparte de Jacobson en los diálogos que permitieron el relanzamiento diplomático.

Aunque se quedará menos de 24 horas, se espera que Kerry tenga una apretada agenda que contempla encuentros con su par cubano, el canciller Bruno Rodríguez, con el cardenal Jaime Ortega y con líderes de la disidencia.

Esta constituye la primera visita en siete décadas de un diplomático estadounidense de su nivel luego de que Edward R. Stettinius estuviera en la nación caribeña en marzo de 1945 bajo la administración del presidente Harry S. Truman.