Expediente 2015: Sólo aliados derrotarán al PRI

266

Luis Velázquez

 

En los partidos de oposición, más aún en el PAN, la segunda fuerza electoral de Veracruz, quizá en MORENA apostando a la esperanza, hay un optimismo racional de que el año entrante pudieran quedarse con la gubernatura.

Se basan en el resultado electoral del 7 de junio con los diputados federales.

El PRI, por ejemplo, obtuvo 919 mil 69 votos con sus 21 candidatos; de los cuales 16 ganaron la curul federal.

Pero, en contraparte, el PAN, PRD y MORENA, juntos, lograron un millón 112 mil 166 votos.

El PAN, 547 mil 166 votos.

MORENA, la gran sorpresa en las urnas, 313 mil 162.

Y el PRD, 251 mil 888 sufragios.

Tal cual, si las tres fuerzas políticas anteriores lograran, primero, una gran alianza electoral, y segundo, incorporaran a su alianza al Movimiento Ciudadano, el PT, el Partido Encuentro Social y el Partido Humanista, entonces, ninguna duda existe que arrebatarían la gubernatura al partido tricolor.

Y es que sólo así, con una alianza, los días estarían contados para que el tricolor siga gobernando Veracruz.

De lo contrario, si van solos, quizá, acaso, el PAN, con la unidad interna y un buen candidato, podría, digamos, ganar, incluso, con un margen competido.

Y, bueno, el temor, la incertidumbre y la zozobra priista puede medirse por lo siguiente:

Por lo pronto, tienen un par de candidatos independientes, como son Gerardo Buganza Salmerón y Renato Tronco Gómez, el diputado local ansioso de mudar en el Vicente Fernández de Veracruz.

Ellos dos han sido lanzados como elementos distractores para restar votos al candidato del PAN, sea quien sea, y más, como afirman, si es nominado Miguel Ángel Yunes Linares.

Incluso, estaría por verse si también lanzan a Tomás Ruiz González como candidato ciudadano para seguir quitando más votos al PAN de Yunes Linares.

Y es que solo con la alianza electoral el partido rojo saldría de palacio, pues la elite política en el poder sexenal está dispuesta a meter toda la lana del presupuesto, incluidos los préstamos bancarios, con tal de ganar de nuevo el trono imperial y faraónico.

GRAN CORAJE SOCIAL

 

El hartazgo ciudadano con el estilo de gobernar y ejercer el poder del duartismo llega a terrenos inverosímiles, derivados, entre tantas otras razones, del pago a los pensionados con cheques de hule, del atraso de diez meses que pronto serán del pago de su pensión alimenticia a los seniles del DIF y del atraso en el pago a los estudiantes becados y a los deportistas discapacitados.

Incluso, y ahora cuando la burocracia se ha ido de vacaciones, en otros tiempos les pagaban hasta por anticipado el mes y ahora sólo les cubrieron la quincena correspondiente.

Y, bueno, por un lado existe un hartazgo creciente, y por el otro, la ciudadanía necesita un líder que abandere tal irascibilidad social; pero también un líder apuntalado por una alianza electoral.

Y para alcanzar tal estadio superior político sólo con alteza de miras de los partidos, pensando siempre en el bienestar común, más allá del sentido patrimonialista que ha caracterizado a las cúpulas partidistas.

De lo contrario, todo está dado para que el tricolor se imponga una vez más en la gubernatura y de paso quede con la mayoría de diputados locales para tener un Congreso como traje a la medida.

Y si alguna duda existiera ahí está el resultado electoral del 7 de junio, en que sumando los votos del PAN, MORENA y PRD arrasaron con el tricolor.

Y más, mucho más tratándose de la gubernatura, pues además habría de añadirse el desencanto y el coraje de miles y miles de priistas enfurecidos con el duartismo porque nunca, jamás, les dieron una oportunidad laboral, y si se las otorgaron fue con una chamba menor; pero. además, por un tiempo limitado que los ha llevado al despido.

DESENCANTO PRIISTA

 

Hay, pues, desencanto ciudadano por el desorden administrativo y el colapso financiero y la corrupción política del duartismo como ha denunciado el senador Pepe Yunes.

También hay decepción popular debido a la inseguridad en la vida y en los bienes, con tantos secuestros, desaparecidos, muertos y fosas clandestinas.

Y ni se diga con el desempleo y el subempleo con salarios de hambre que ha convertido a Veracruz en un estado migrante y en el estado número uno en la nación productor y exportador de trabajadoras sexuales.

Además de la baja calidad educativa y de salud.

Y, bueno, si la oposición deja pasar la indignación crónica que tales hechos y circunstancias han agraviado a la población electoral estará dejando ir una gran oportunidad para descarrilar al PRI con su candidato, sea quien sea, el año entrante.

Pero se insiste: sólo si van en alianza electoral porque, además, se han adueñado ya de los seis consejeros y el consejero presidente del nuevo Instituto Electoral de Veracruz, ninguno de los cuales hoy tiene espacio y tiempo para rastrear el excesivo gasto preelectoral del senador Héctor Yunes Landa.