Alcaldes del mundo impulsan acción contra cambio climático

515

Ciudad del Vaticano.- Unos 60 alcaldes de grandes ciudades del mundo se comprometieron a impulsar una acción urgente contra el cambio climático y la trata de seres humanos, en una histórica reunión en el Vaticano.

Convocado por la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales de la Santa Sede, el encuentro contó con la presencia de los administradores de grandes urbes como París, Roma, Madrid, Nueva York, San Francisco, Estocolmo, Río de Janeiro y Bogotá.

Durante gran parte de la jornada, una seguidilla de alcaldes de las más diversas nacionalidades tomaron la palabra ante el pleno del Aula Nueva del Sínodo y en su mayoría constataron la necesidad imperiosa de cambiar modelos de gestión urbana para combatir el calentamiento global.

“Rescato lo revolucionario de esta convocatoria, los líderes locales haciéndonos sentir con los líderes internacionales, de alguna manera es la voz de las ciudades”, explicó la alcaldesa de la ciudad argentina de Rosario, Mónica Fein.

“Todos tenemos las mismas problemáticas, obviamente con las características propias de cada región, pero todos estamos luchando contra el cambio climático con distintas medidas y todos nos involucramos en la lucha contra la esclavitud moderna”, agregó.

Destacó que es la primera vez que los alcaldes de tantas ciudades distintas del mundo son convocados a hacer oír su voz y a comprometerse.

Reconoció que se trata de un cambio de paradigma en el rol de las ciudades y anticipó que los alcaldes se comprometerán a trabajar contra el cambio climático reduciendo el uso de combustibles fósiles, promoviendo el uso de energías renovables, instando a la separación de los residuos y también en la lucha contra la pobreza.

En el encuentro, que comenzó con un desgarrador testimonio de dos víctimas mexicanas de trata de personas, se pidieron acciones concretas contra el tráfico de personas y se criticó el modelo industrial del capitalismo salvaje que provoca la emisión de gases efecto invernadero.

“Hoy hablamos del futuro de los seres humanos y de derechos del hombre, en particular de cuánto pueden hacer las ciudades para cambiar situaciones muy a menudo inciviles e inaceptables”, estableció Giuliano Pisapia, alcalde de la ciudad italiana de Milán.

“Si no queremos contentarnos con el sonido de las palabras, debemos ser honestos y admitir que el tema que afrontamos debe ser acompañado por empeños realistas, hechos concretos y conceptos altos. Que, evidentemente, ponen objetivos difíciles a alcanzar”, añadió.

Algunos discursos fueron particularmente duros con las políticas de inmigración de la Unión Europea, entre ellos los de Giusi Nicolini, alcalde de la isla de Lampedusa (la última frontera de Italia) o Leoluca Orlando, alcalde de Palermo (Sicilia).

Al finalizar, todos los administradores firmarán un documento conjunto en el cual se comprometerán a ejecutar acciones concretas contra la trata y contra el calentamiento global, que reconocerán como una realidad científica el cambio climático inducido por los seres humanos y un imperativo moral su efectivo control.