Gobierno de López Obrador va por 700 mdd de García Luna

72

A propósito del juicio contra Genaro García Luna en Estados Unidos por presuntamente tener nexos con el crimen organizado, el gobierno de presidente Andrés Manuel López Obrador busca recuperar 700 millones de dólares de la riqueza que generó el exfuncionario por los supuestos sobornos que recibió.

Durante su mañanera de este martes 24 de enero, el presidente López Obrador reveló que hay un juicio en Florida para que ese dinero regrese a México, aunque los abogados de García Luna pretendían que su gobierno se desistiera al argumentar que no “tenía por qué ir a litigar allá”.

“Lo que vamos a procurar es recoger el dinero, es más hay un juicio, 700 millones de dólares en Florida y sus abogados (de García Luna) plantearon de que no tenía México por qué ir a litigar allá y un juzgado en Florida nos dio la razón, es decir, que sí podemos y se está trabajando en eso”, dijo el mandatario.

Además de estos 700 millones de dólares, López Obrador dijo que podrían sumarse otros posibles activos y es un asunto al que le darán seguimiento, ya que señaló que en este caso y en otros se peleará para que regrese a México lo que le corresponde aún y cuando esté siendo juzgado en otro país.

Anunció que durante sus conferencias se informará acerca del juicio en contra de Genaro García Luna, a fin de que la gente esté informada y dijo que, hasta el momento, “no ha habido pruebas fehacientes” contra el exsecretario de Seguridad.

De acuerdo con fiscales de Estados Unidos, García Luna tenía una “doble función”, ya que además de ser el encargado de enfrentar a los cárteles, los ayudaba al tráfico de drogas al permitir sus operaciones a cambio de sobornos, en especial del cártel de Sinaloa que era liderado por Joaquín El Chapo Guzmán.

“El acusado tomó millones de dólares en sobornos una y otra vez” del cártel de Sinaloa, dijo el fiscal Philip Pilmar, quien señaló que con ello García Luna “traicionó”a México y a Estados Unidos.

Durante la primera audiencia, que se realizó el lunes 23 de enero, los fiscales presentaron a Sergio Villarreal, Barragán, El Grande, lugarteniente de los Beltrán Leyva, como el primer testigo en contra de García Luna.

El Grande aseguró que García Luna estuvo en varias reuniones con narcos para recibir los sobornos y aseguró que la participación del exfuncionario “era muy importante”, ya que gracias a la información sobre operativos e investigaciones que proporcionaba el cártel puedo crecer y minimizar a sus rivales.

La defensa de García Luna sostiene que las acusaciones contra su cliente se basan en “cimientos inestables”, ya que los testigos se basan en “víctimas de la guerra contra el narcotráfico”, quienes buscan reducir su condena y vengarse del exsecretario de Seguridad, quien encabezó la ofensiva contra los grupos criminales.