Es un honor llegar a la entrañable tierra azteca, a la que tanto debe, ama y respeta Cuba: Díaz-Canales

174

MÉXICO. El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, anunció mediante sus redes sociales su emoción por estar en México en el Día del Grito de Independencia; además destacó el “amor” y “respeto” de la Isla a nuestro país.

El mandatario participará en los festejos por el aniversario 200 de la consumación de la independencia de México, antes de una cumbre latinoamericana el sábado que reunirá a líderes electos recientemente de una nueva “marea rosa” que se extiende por la región.

El viaje es el primero que el mandatario cubano realiza al extranjero luego de unas inéditas protestas que, en julio, sacudieron a la isla de gobierno comunista en medio de un repunte del coronavirus y ante la falta de medicinas, alimentos, combustible y libertades individuales.

Durante las manifestaciones antigubernamentales, México le lanzó un salvavidas a La Habana al enviar buques con cargamentos de combustible, alimentos y tanques de oxígeno y su presidente, Andrés Manuel López Obrador, criticó fuertemente el embargo estadounidense sobre la isla.

El sábado, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) discutirá la respuesta de la región ante la pandemia del coronavirus y la creación de un fondo para la atención de desastres derivados del cambio climático.

Además, se prevé que México, como presidente pro tempore del grupo, puje por una propuesta unificada para sustituir o reformar a la Organización de Estados Americanos (OEA), señalada de ser un instrumento “injerencista” de Estados Unidos.

Se analizará qué plan va a seguir América Latina y el Caribe para contar con equipos, vacunas, pruebas ante cualquier otra contingencia y no nos vuelva a ocurrir lo mismo que en 2020 con el SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19″, adelantó esta semana el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Hasta el momento, 16 jefes de Estado han confirmado su participación en la sexta cumbre de la CELAC. Entre ellos figuran algunos líderes de la llamada “marea rosa” que ha ido recuperando terreno en Latinoamérica, como Pedro Castillo, de Perú; Luis Arce, de Bolivia; y Alberto Fernández, de Argentina.

La cumbre se produce luego de las protestas en Cuba, el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, un nuevo embate del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, contra la oposición y en medio de negociaciones en México entre el gobierno y la oposición venezolanas.