Obama y Peña fortalecen relación económica

450

México, D.F.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Enrique Peña Nieto, presidente de México, coincidieron en la necesidad de fortalecer la relación económica entre los dos socios, de cara a la creciente competitividad internacional.

Al sostener una conversación telefónica en la que discutieron temas de la agenda bilateral, los dos mandatarios hicieron un repaso de las negociaciones que se llevan a cabo con miras al establecimiento del Acuerdo Estratégico Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

La Casa Blanca precisó que durante la llamada, Obama y Peña Nieto, estuvieron de acuerdo en la importancia de fortalecer la relación económica entre los dos países, para asegurar que “continúen siendo líderes en la economía global”.

“Específicamente, discutieron el estatus de las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico y la importancia de concluir de manera rápida las negociaciones”, apuntó la oficina de prensa presidencial en un comunicado.

El acuerdo que negocian actualmente 12 naciones del Pacífico, incluyendo México y Estados Unidos, ha sido calificado como el más progresista en la historia, y una vez puesto en vigor dará lugar al mayor bloque comercial del mundo.

Obama ha insistido en la necesidad de que el Congreso apruebe el acuerdo al destacar las oportunidad que ofrecerá a las exportaciones estadunidenses, aunque ha venido enfrentando resistencia al interior de su partido por el efecto negativo que algunos le atribuyen en el frente laboral.

La Casa Blanca destacó que Obama y Peña Nieto concluyeron la llamada reafirmando la importancia de todos los aspectos de la relación bilateral.

Sin embargo, mientras que los beneficios potenciales del acuerdo son muy tentadores, existe un cierto peligro para algunos países de la zona. Lori Wallach, una de los líderes del grupo estadunidense Public Citizen de defensa del derecho del consumidor, contó a RT, televisora pública de Rusia, cuáles son las perspectivas del tratado.

Según Wallach, el Acuerdo Transpacífico amenaza a los países con las economías más débiles incluidos en el área y a sus habitantes con acabar en las manos de las grandes corporaciones extranjeras.