Aspectos de crecimiento

148

Ciudad de México, Mx.-Reducir el gasto y su eficiente asignación, así como erradicar la corrupción son aspectos fundamentales para que México crezca y se distinga claramente en el ámbito mundial, sostuvo el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

“Indudablemente el binomio que representa tener finanzas públicas sanas y nulos niveles de corrupción, es la fórmula más efectiva de fortalecer a México”, agregó en su publicación semanal Análisis Económico Ejecutivo.

Estimó que para impulsar un mayor nivel de desarrollo y bienestar es indispensable la estabilidad macroeconómica e instrumentar eficientemente las reformas estructurales, así como un entorno de certidumbre sobre las leyes que se aprueban en el país y la confianza en las instituciones que las generan y las aplican.

Sostuvo que hoy no hay otra prioridad que crear un verdadero Estado de derecho, pues erradicar la corrupción y la impunidad llevará de forma natural a una disminución importante en la inseguridad, factor que incide directamente en la confianza de los agentes económicos, redundando en un fortalecimiento del consumo y de la inversión productiva.

El organismo de investigación y análisis del sector privado manifestó su preocupación por que en el Congreso de la Unión se consideren las leyes secundarias de la Ley Anticorrupción como no prioritarias y se esté proponiendo posponer su elaboración.

Consideró que no hay manera de crecer ni de tener confianza para invertir ni para operar en un ambiente de elevada corrupción como el que predomina y que algunos legisladores y servidores públicos se niegan a eliminar.

“México requiere con urgencia la desaparición de este problema, es por ello que las leyes secundarias sobre anticorrupción tienen la mayor urgencia”, subrayó el CEESP.

De otra forma, agregó, la desigualdad, la pobreza y la falta de inversión mantendrán al país en tasas de crecimiento que no generarán ni la riqueza requerida para mejorar los niveles de vida, ni los empleos, que son el único elemento real para eliminar la pobreza y reducir la desigualdad.

Afirmó que la corrupción puede inhibir un mayor crecimiento económico del país pues representa enormes costos para la actividad productiva, lo que incide negativamente en los flujos y la eficiencia de la inversión pública y privada.

Si bien la corrupción genera costos monetarios importantes, sostuvo que el mayor costo de no lograr avances importantes en esta materia podría ser equivalente a la imposibilidad de lograr tasas de crecimiento económico cercanas a 5.0 por ciento.

Compartir